domingo, 19 de enero de 2014

Caos, tristeza y risa



No sé exactamente qué escribir. Tengo un caos mental y necesito ponerle orden, así que no respondo de lo que resulte.



Llevo unos días extrañamente tranquila. He estado jodida. Pero jodida de verdad, con una tristeza que me sobrepasaba. No recordaba nada parecido. Era como si me hubiesen robado las fuerzas. En parte por eso he estado más ausente aquí.
Y de repente, sin motivo (o sí, creo que el motivo fue una notificación judicial) me siento entera, tranquila, fuerte. No me atrevo a decirlo en voz alta, que yo siempre fui montaña rusa. Pero es como si en este momento hubiese un poco de paz. Y eso que os juro que no hay  demasiados motivos, porque la situación en mi vida se tensa por instantes, mi casa es un sitio hostil, y sigo en la cuerda floja en el trabajo. Igual. Todo igual. Tal vez es que me he vuelto loca y he perdido el sentido común y por eso no ando llorando por los rincones. Tal vez.

Y mientras veo la vida pasar, con una mezcla de tristeza, desesperanza y hastío. Porque la realidad a veces se me clava como esquirlas, y las historias me golpean.

Como la de ese hombre que conocí (no sé si ya os he hablado de él) que para amablemente y me mira con sus ojos azules y una tristeza infinita. Me escucha atento y después me cuenta: Ojalá pudiese ayudar, me dice. Ojalá. Pero es que no tengo nada, nada. Estoy enfermo y no tengo nada. Soy diabético, tomo un montón de pastillas al día. 19. Yo sólo quiero trabajar, sólo eso. Si yo trabajaba, ¿sabes? Créeme. ¿Me crees? Y yo asiento, casi sin voz. Tuve un accidente y me quedé mal. Tengo una minusvalía. Y epilepsia, por el accidente. Yo sólo quiero trabajar, pero no puedo, porque me despisto. A veces me quedo como mareado, y no me acuerdo bien de las cosas, y me desoriento. ¿Me crees, verdad? Y me enseña sus papeles, queriendo justificarse, abre la carpeta y me enseña informes médicos y los certificados de la minusvalía. Estoy en tratamiento psiquiátrico. Dormir en la calle es muy duro niña. 

Y yo aquí muero un poco, porque me parece increíble, porque querría salir corriendo, cerrar los ojos, abrazarle, algo. Porque es inhumano que alguien así duerma en la calle. Antes dormía en un albergue, pero era peor, ¿sabes? No me acostumbraba. Hay gente mala. Pero yo no he nacido para dormir en la calle. Soy de una familia de trabajadores. Yo sólo querría trabajar. La otra noche me intentaron robar la bolsa, dice. Abre un bolso pequeño, lleno de frascos y cajas de pastillas. ¿Y si me roban? ¿Qué hago si me roban? Lo de la nevera ni lo tengo, claro, si no tengo dónde dejarlo. Ahora me voy a ver si me invita el del bar a un café y así me tomo las pastillas. Y yo saco 2 euros. No, no, no, niña, no quiero caridad. 

No es caridad, lo juro. Es egoísmo puro y duro. Si no le doy los dos euros me muero. Necesito hacer algo. Y lo que hago es una mierda, lo sé, pero necesito hacer algo. 

No es caridad, le digo. Te invito a un café. A ver si la próxima vez que nos veamos me puedes invitar tú, ¿hace?
Y coge los dos euros bajando la vista y me avergüenzo de mi, por no poder hacer más, por darle putas migajas.

Están gestionando a ver si me dan una paga, me dice. Pero yo lo único que quiero es no dormir en la calle. La calle de noche no es como ahora, me da miedo. Muchas veces miro al cielo y le digo a mi madre que por qué no me lleva. Es que a veces no tengo ganas de seguir.

A veces…
A veces. Y yo lo pienso, y yo seguramente no tendría nunca. A veces. O sí. Es el puto instinto de supervivencia, que no atiende a ninguna lógica.



Paro a un hombre, sonrío. Tengo una mañana de mierda. Mi compañera me mira y me dice que menos mal que estamos juntas y podemos reírnos a pesar de que la mañana es así. Una mañana así sola…
Paro al hombre: ¿Tiene un minutito? Estamos haciendo una campaña, y si me permite le explico lo que hacemos. Tú, tú, tú, grita. ¿Tú qué derecho tienes a molestarme? ¿Tú tienes puñetera idea de mi situación? Claro, vosotras aquí, tranquilamente, molestando, jodiendo. ¿Tú qué coño sabes?

Y yo lo miro, y tiene razón, no tengo ni puta idea. Y, joder, debe estar pasándolo mal. Así que le contesto que no se preocupe, que mucho ánimo, que mejore todo. Pero él sigue gritándome. Él sigue con su monólogo, acercándose, haciendo aspavientos con la mano.

Y de repente me sobrepasa. Se me ha estropeado el coche. Él no tiene la culpa, pero se me ha estropeado el coche, y era lo que me faltaba, el puto coche. Y este mes de mierda. Y de repente no sé de dónde sale, pero una Nuria que ya no recordaba le toca levemente el codo, se acerca, y en el tono más tranquilo posible la escucho decir “mire caballero, yo le he pedido un minuto, no le he exigido nada. Se lo he pedido sonriendo. No quiere, pues no pare. Pero no me grite. No me grite. No, no tengo ni idea de su situación. Usted tampoco la tiene de la mia. Así que no me grite y continúe su camino.”

Mi compañera me mira. No sabe si aplaudirme o esconderse, creo.
Yo me siento la peor persona del mundo. Y a la vez me siento bien, porque he sido correcta. Porque he aguantado el enfrentamiento sin asustarme. Hace unos meses un ratoncito asustado se hubiese ido a llorar al baño, seguramente.

Y después seguimos, y nos reimos de tonterías. Será que este trabajo te curte. Será que la risa nos rescata.

Si no fuese capaz de reir a pesar de los dramas que me cuentan, o de las broncas, o de la puta crisis, que empieza a echarme su aliento pútrido en la nuca,… Yo creo que es lo que me mantiene así, un poco loca pero entera. La risa y el cariño. Cada vez que recibo un mail, un comentario, cada vez que un amigo me llama, cada vez que mis amigas me rescatan para tomar una cerveza, cada pequeño gesto. No os imaginais lo enormes que son para mi. Un mail, un besazo, y la sonrisa queda anclada a la cara, y ya no hay quien la mueva en todo el día. Así que gracias.


Y os dejo con un gasto muy útil de Generalitat. Teniendo en cuenta que esto es Valencia, donde casi nunca llueve, y están recortando de sanidad lo irrecortable (no imaginais la cantidad de centros de salud que no tienen ni jabón, ni papel higiénico, por ejemplo), pues es muy lógico. El gasto en un secaparaguas aquí es imprescindible, por supuesto. Juas. Ay. De lo absurdo me hizo hasta gracia.


Where Did You Sleep Last Night? by Nirvana on Grooveshark   Nirvana - Where did you sleep last night?

61 comentarios:

  1. Odio la vida. Amo la vida. Y que haya gente como tú poblando este jodido mundo me hace sentirme afortunado. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. Me estoy acostumbrando a que llegues a mis blogs el primero. Gracias por estar siempre.
      Besos!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Tú que siempre me lees con buenos ojos!
      ;)*

      Eliminar
  3. Esa generosidad que demuestras cada día, la templanza de caracter que te va ganando, la alegria que demuestras cuando alguien te sonrie, están forjando el futuro de una mujer aún mejor y más rica, No, en el dinero, que ese viene y se va sin pedir permiso cabalgando la suerte, pero si en posibilidades de ser feliz. Un beso Nurieta. Y cuatro más, para que los repartas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá. Yo quiero ser feliz. Es así de sencillo.
      Eres genial Carlos. Muchas gracias.
      Un besazo Carlos.

      Eliminar
  4. A mi NURIETA, me impresiona, pero no sabes cuantísimo, la gente que como tú, con esa tristeza a cuestas, con todas las dificultades imaginables e inimaginables, sales un día y otro y... otro más a la calle... a la calle pura, dura y cruda. A pelo, a ponerte delante de todo tipo de personas, con tu sonrisa y esperar... a ver qué toca. Cuando se quejan los que atienden tras un mostrador me pregunto ¿y los que ni tienen mostrador? ¿y los que como tú viven cada día en el cuerpo a cuerpo? no sé cielo, ya no sé qué me resulta más duro de todo lo que cuentas...¿cómo no vas a curtirte ahí? o eso, o te mueres.

    Eres admirable, en serio.

    Cómo me alegra ver cómo te creces a pesar de todo. Como un arbolito al que le va saliendo la corteza y dentro sigue corriendo la sabia....y yemas y de ellas... hojas verdes y... caerán rayos al rededor y seguirán saliéndote hojas y a ese pobre hombre le darás una manzana y al otro malhumorado le dejarás caer un melón en el coco y seguirá saliendo el sol y la luna, tendrás cada vez más ramas, más hojas y darás, manzanas, melones y.. melocotones:))

    Y yo te miro a lo lejos y pienso, jo! qué genial es esta NURIETA y...
    ¡Qué subnormales estos de la Generaiitat Valenciana!
    ...Como si aquí en Galicia pusieran sujeta sombrillas;))


    Mil besos bonita mmmmuaaaaaaaaaaakkks!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajjaja, me he reido tanto con el melonazo... Yo como un arbolito, me gusta la idea, con lo que me gustan a mi los árboles!
      Admirable yo? Qué va! Tú sí, que te pones la capa y luchas contra los supervillanos. Yo sólo hablo con la gente, poco más.
      Te he contado que antes trabajaba en reclamación de equipajes perdidos en una linea aerea? jajajjajajja Allí estaba yo, con una carpetita, aguantando el chaparrón. Al final es que me va la lucha, jajajjajjajajjaj
      Me curto María. Morirme no pienso, así que...
      Yo cuando vi el secaparaguas me dio un ataque de risa, es tan absurdo. En los baños del hospital no hay jabón (nunca), pero para chorradas sí. En Valencia somos muy así. Gastamos un pastón en una pantalla informativa para un hospital. Pero no puede estar encendida porque no se puede pagar el gastazo que genera. Así que tenemos una pantalla enorme que no informa. Y como adorno... un pelín caro.
      Un besazoooooooooooooo!!! Yo no necesito paraguas, que te tengo a ti.

      Eliminar
  5. Llevo rato aquí sin saber que decirte.
    Todo lo que se me ocurre no te va a servir para nada.
    Y no quiero hacer un comentario que no te sirva para nada.
    Me siento inútil Nuria.
    Tan inútil...
    Y va a ocurrir eso. Te dejaré unas palabras que no te van a ayudar a que te sientas mejor.
    Y eso me jode.
    Pienso que además de lo que cuentas tienes otra carga terrible. Quizás la peor que podrías tener en estos momentos.
    Esa carga es tu sensibilidad.
    Percibes, sientes, padeces todo. Lo que todo el mundo ve y además lo que sólo los sensibles notan.
    Y esa carga añadida a lo jodido que está todo es muy difícil de llevar.
    Desde que pusiste aquel video te di forma y vi un ser humano que es capaz de reír, bromear y disfrutar de la vida, y desde entonces todavía me duele más cuando lo pasas mal.
    Quieres creer que una de las alegrías más grandes que yo podría tener es que todo te fuera bien?
    Te lo digo de corazón.
    Tu felicidad haría brotar la mía.
    Así es Nuria.
    Ojalá algún día me hagas feliz y todo te vaya bien.

    Te quiero mucho niña.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo te quiero mucho a ti Xavi, pero eso ya lo sabes. Cualquier día te rapto y te llevo de vacaciones a aquella isla desierta, la recuerdas?
      Joder, pues para no saber qué decir has dicho mucho. Me has hecho sentir muy bien, me has hecho feliz, de verdad. Me voy a enmarcar tu comentario, para releerlo cuando esté triste. Me haces sonreir.
      Yo también quiero que seas feliz.
      Besos Toro, montones.

      Eliminar

  6. Sensibilidad, empatía, límites... 'riqueza y dureza (muchas veces brutal) vitales'... y nunca se termina de aprender... ;)

    Aunque no sepas porqué, te comprendo muy bien... y por lo poco que sé de ti a través de estas líneas que escribes y, si sigues siendo tú, cuidando y reforzando todo lo bueno que tienes, que eres... saldrás adelante, apoyándote en quien y en lo que tu intuición bien te aconseja/e...
    Y, si es así, créeme, crecerás... no en altura sino desde dentro y al final te sentirás reforzada, más 'Nuri a' en esencia que nunca... 'una pequeña gran mujer'... a pesar de todos y de todo...

    Un beso, un fuerte y cálido abrazo... y mi apoyo, siempre... ojalá el viento sople a tu favor. Porque de alguna manera y tal y como te dice 'T.S.'... tu suerte, tu felicidad es/será la nuestra... :)

    ¡Animo!... Nos vemos a pie de calle, con los pies en la tierra y la mirada en el cielo... ;)

    PD: A los de la 'Generalitat' y a los de otros sitios, les daría yo con el paragüas en donde más les duele/a. Hay 'partes' donde elegir, ¿no crees? :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo se me han ocurrido dos partes!! Jajajajjajaa Cabeza y... supongo que es donde más duele.
      Me entiendes? Entonces sabes que este trabajo es duro, pero también da cosas buenas. A mi antes me daba miedo hablar con la gente. Ahora lo hago a diario. En estos dos años he conseguido más habilidades sociales de las que había aprendido en los otros 36. Así que no está tan mal.
      Ojalá salga más yo, ojalá.
      Muchas gracias por tus palabras que acarician. Eres genial.
      Un besazo! Nos vemos (saluda y te invito a un café!)

      Eliminar

    2. Vale!

      ¡¡¡¡ Te saludooooooooooooooooo !!!!

      ¡Hala! Ahora me debes un café... :P

      Espero que estés lo mejor posible.

      Un beso.

      :)

      Eliminar

  7. PD: A todo esto... menos mal que no sabías (lo qué) escribir... :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajjajaja, me quedó larguisimo! jajjajjajajaja

      Eliminar

  8. PD2: Por cierto, la fotografía corresponde a un antigüo trillo? De ésos que se restauran y los conviertes en mesa...
    Ya sabes, una que es curiosa, aunque suene a frivolidad frente a lo que vives/cuentas... :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí! En el sitio del que soy les llamamos trillas, pero sí, lo es. Si fuese mio hubiese hecho eso, hacerme una preciosa mesa perfecta (me encantan), pero es de la casa que alquilaba en mi pueblo. Las fotos fueron mi forma de despedirme. Lo triste es que no me lo puedo quedar, pero está allí, pudriéndose.
      No suena frívolo. Me fascinan las trillas, me gusta que te hayas fijado. ;)

      Eliminar

  9. PD3: Pero muy significativo... la vida también es algo así como un trillo y hasta un@ mism@ se puede sentir como uno...

    ResponderEliminar
  10. Me gustaría un imposible: reescribir tu cuento.
    Me gustaría que en el bosque no te tuvieras que adentrar.
    Que no tuvieras que romper a llorar
    en el punto de la desesperación más absoluta,
    cuando ya no puedes más
    y las propias fuerzas ya no bastan.
    Que no tuvieras que comprobar que, sólo en ese momento,
    -cuando perdida toda esperanza uno se arroja a sí mismo-
    es cuando pueden aparecen los enanos con su no-poder
    convirtiendo lo imposible en posible
    logrando que vuelvas a sonreír y caminar.
    Cuando lo has perdido todo,
    ya no existe el miedo, ni las fronteras
    y hay un mundo entero por ganar (empieza ahora).

    Me gustaría que en este cuento
    no lo tuvieras que repetir todo tres veces,
    dándote cocotazos contra el muro.
    Tres veces, en los cuentos, no son tres:
    son todas las veces necesarias
    para que la madrastra se transforme en madre,
    para que la oscuridad dé paso a la luz;
    para que se celebre la boda final
    y el mal se aniquile a sí mismo.

    Y me gustaría, también, reescribir muchos cuentos,
    como ése en el que siempre doy un "buenos días"
    y fuerzo una sonrisa,
    mirando la cara de la persona que pone la mano
    cuando arrojo la moneda
    mientras me siento fatal.
    Porque es insuficiente el intento
    de lavar mi mala conciencia;
    porque esa persona no debería estar ahí
    ni yo debería necesitar dar esa moneda...

    Hay pastel de sobra para todos en este cuento,
    pero algunos se empeñan en quedarse la mayor parte
    a costa de las partes de los demás
    mientras las cruces de oro de la iglesia
    santifican sus corbatas
    y bendicen su miopía y estupidez

    Este cuento es lamentable, la verdad,
    pero confiemos en él.
    Somos de estirpe real en los cuentos, no lo olvides.
    Cada uno de nosotros lo es,
    incluso cuando no lo sabemos.
    Y el cuento va de caminar
    atravesando sombras
    y regresar al hogar.

    Justo cuando la noche es más oscura,
    antes del alba,
    gírate hacia el este
    y espera.
    A su debido momento
    -uno que no elegirás-
    con la última lágrima
    brotará la luz;
    ésa que nunca falta.
    Ésa que eres tú.

    En un mundo como éste que nos ha tocado vivir
    la sensibilidad es un privilegio
    que únicamente los muy valientes
    pueden ostentar.
    Tu superpoder no es nada común y lo sabes.

    Enséñame a sentir de verdad
    aunque duela
    y quedarme ahí, sin apartar la mirada.
    ¿Qué demonios estamos haciendo?
    ¿Tan dormidos estamos todos
    que matamos todo rastro de empatía y sensibilidad?

    Gracias, lucecita, por iluminar la escena
    y arrojar luz donde nadie quiere mirar.
    Cuando te muestras sin armadura
    mínima y pequeña
    ¿hay alguien más grande que tú?

    Cuánto tengo que aprender de las personas "pequeñas"...

    Pd. Los trillos servían para separar la paja del grano. Era una labor tan tediosa como necesaria. Sabes, creo que -sin saberlo- estás creciendo tanto, que cuando en primavera te salgan brotes verdes no te vas a reconocer.

    Un montón de besos te mando!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ven aquí que te abrace. Siempre me lees con esos ojos de amigo que me quiere, por eso me ves así.
      Tal vez el cuento no está tan mal. Sí, hay dragones, hechiceros, brujas malvadas. Pero por el camino me he encontrado princesas, gnomos mágicos, unicornios y hadas que creen que son gatas. No sé, no me ha ido tan mal el cuento. Igual me estoy volviendo positiva. Al final de todo, cuando la princesa llega a la cima y en la cueva encuentra el baúl estoy segura de que la felicidad de encontrarlo es en parte por el orgullo de haber superado cada piedra del camino. O no?
      El mundo? Creo que nos hemos inmunizado ante el dolor ajeno. Lo vemos, pero no somos capaces de sentir nada al respecto. No sé si ser empático es productivo, o si sirve para algo. Tal vez duele, pero creo que es necesario. Ojalá este cuento sí lo pudiesemos cambiar.
      Un millón de besos. Cuéntalos!!

      Eliminar
  11. ..y pueden desearte feliz año, y no suena al 2014 :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pueden! Feliz año, todos ellos. Me alegra tanto volver a verte por aquí...
      Besos :)

      Eliminar
  12. Aish mi cafetera preferida... a ver, debes estar orgullosa de todo lo que eres capaz de hacer, de ese equilibrio que consigues con la risa para sobrevolar la tristezas... Debes sentirte orgullosa de poder transmitirlo y que salga de tí,
    Vales un montón, nunca lo olvides preciosa
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo contigo me tomaría todos los cafés del mundo! Muchas gracias guapa. Eres única. Cada vez que te veo aparecer, por aquí, o por allí, o ... jajajja pues me animas el día. Gracias!! Tú sí vales mucho.
      Besos!!

      Eliminar
  13. Con este post te veo muy en forma y me alegro un montón. Creo que eres la caña y una gran persona. Arriba esos puños, Nuria, nada te podrá tumbar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has dejado una sonrisa que no me cabe en la cara. Me he puesto los guantes y no hay quien me baje los brazos. Y si me tumban me levantaré.
      Besos!!

      Eliminar

  14. Veo las esquirlas de cuarzo del trillo de tu foto... y se me clavan...
    me siguen encantando tu facilidad para reflejar tus estados de ánimo y como resuelves situaciones que a todos nos resultan dolorosas. Has combinado magistralmente dos vidas, la tuya y la de ese anónimo hombre... y todo eso refleja la vida ordinaria de este injusto país. La anécdota del secaparaguas es todo un ejemplo de que clase de gestores tenemos para solucionar problemas comunes.
    Me alegro de haber visto, hoy, un sol asomando tras unas nubes.

    · un beso

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que esas esquirlas son... se clavan, sí.
      Muchas gracias! A mi me encanta lo ecléctico de tus fotos. De hecho estoy literalmente enamorada de una de ellas, jajjjaja
      Este pais cada vez es más injusto. No sé si en otras comunidades el golpe se ha notado tanto, pero aquí esta siendo... Es duro. Y ver cómo se caen edificios nuevos, que nos endeudarán más, cómo se privatiza la sanidad, cómo afectan los recortes a los colegios,... Duro e injusto.
      Lo del secaparaguas es una chorrada, pero da una idea de en qué coño están pensando (más bien no pensando), y el nivel de absurdo que toleramos.
      Me alegro que hayas visto mi rayito de sol.
      Un beso.

      Eliminar
  15. A veces la vida nos encorva tanto, que duele mirar de frente.

    Creo que lo que te pueda decir es irrelevante, pues tu vida y la mía seguirán su curso despiadado y nuestras viejas tristezas pronto serán sustituidas por otras nuevas. Porque la vida es así, es una lucha constante Nuria, es caminar sabiendo que el camino que se anduvo es un camino ya trazado, ya allanado, y fértil para nuevos pasos, nuevos sueños, y otros vuelos, pero también con nuevas elegías.

    Existe un optimismo amargo del que echo mano cuando mi tristeza se muerde la cola.
    Y consiste en recordarme que como madre y mujer estoy en la obligación de recoger cada detalle, cada recuerdo, cada momento, cada caricia e intentar que sean el sortilegio cotidiano con el que pueda combatir la tristeza. Es reconocer que quizá la mala y de manera dolorosamente imperceptible, estoy creciendo.
    No sé de otras personas. No sé que ansían ni que desean, pero yo no puedo permitirme el lujo de vivir en un escenario tenebroso y descorazonador.

    Yo no puedo permitir que la tristeza convierta en muñón cada vuelo, cada sueño, cada esperanza.

    Y estoy completamente segura Nuria, que tu tampoco lo permitirás.

    Un fuerte y sentido abrazo.

    PD. Sirve de algo el decirte que siento una gran admiración por ti?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo te admiro a ti. Escribes lo que siento, pero mil veces mejor.
      No, no nos podemos permitir tristeza a tiempo completo. Los hijos te obligan a seguir adelante, y a la vez te impulsan. Les debemos ser felices.
      Hace tiempo tenía un blog con un amigo. Era el blog de dos negativos buscando detalles que nos hiciesen felices. Se trataba de buscar algo que te hiciese sonreir durante ese día, y escribirlo. Cosas sencillas, una peli, una llamada, un libro, cosas sencillas, pero que son las que encierran la verdadera felicidad, la cotidiana. No duró demasiado, pero me gustó como experiencia, y es una forma de recordar momentos felices al echar la vista atrás.
      Un abrazo largo A. Me encanta tenerte por aquí.

      Eliminar
  16. No puedes ni imaginarte de qué manera nos haces cómplices a todos los que te leemos, Nuri, ya sé que yo solo llevo dos días aquí, y normalmente en esta situación sería cauta, escueta, me mantendría a un ladito para no molestar, (cosa que espero no estar haciéndolo). Pero es que eres una mujer muy especial, y llegan tan honestas tus palabras, tu dolor, tu sensibilidad con el mundo, tu enorme gratitud hacia nosotros y el resto, que lo mínimo que mereces es que quien te lee se pare unos instantes y te de las gracias por habernos ofrecido tanto.
    Te sientes mejor, y eso es maravilloso, y sabes también que lo que queda por andar es muuucho, pero sin miedo eh, se nota que eres sensible, eso lo hemos notado todos, pero también tienes mucha fuerza, mucha hambre de mundo, y mucha predisposición para llegar a esa meta donde la Nuri que llevas dentro de esa otra que a veces se paraliza, salga con la mejor de sus sonrisas, victoriosa. Porque llegará, de eso no tengo duda.
    Es triste que siga habiendo personas que usan el cielo como techo, personas que han luchado en su vida y que ahora el gobierno o una enfermedad cruel les dan la patada. Es muy injusta la diferenciación con la que vivimos la raza humana. Egoístas y terriblemente egocéntricos. Por suerte siguen habiendo personas como tú que ayudan aunque no les sobre, eso es lo único que me consuela, que no todos somos tan egoístas.
    En cuanto a Valencia, es mi tierra, la conozco demasiado, y aunque es triste siento vergüenza de todo lo que está pasando en esta ciudad que antes me gustaba tanto.
    Sigue así, Nuria, pronto todo esto será tan solo una anécdota del pasado que olvidar, hay mucha gente que te quiere ¿lo ves? Y no me extraña ;).
    Fortísimo abrazo cielo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay gente que te llega desde el principio, como tú con tus comentarios. Me da la impresión que has estado siempre ahí.
      Eres de Valencia? Entonces me entiendes mejor. Es que lo que se ve aquí yo creo que es de traca. Ir a hospitales y ambulatorios es demoledor. De repente no hay para mantenerlos, y se están viniendo abajo por días. Hospitales con menos de 10 años cuya fachada se está cayendo,... Ay.
      Me entristece ver a gente buena que sufre. Y lo que me sorprende es cómo luchan por mantener su dignidad.
      Muchas gracias por tus palabras. Eres genial. Gracias por estar aquí. Es tu casa, no lo olvides.
      Un abrazo de osa, de esos fuertes, fuertes.

      Eliminar
    2. Ni imaginais cómo me llega vuestro cariño, y lo feliz que me hace.
      Un beso.

      Eliminar
  17. Hace unos días viniste a mí!
    Visite Madrid por trabajo, y una chica muy amable quería hacerme una encuesta en el metro.
    Le dije ahora no puedo lo siento.. Ella insistía- será unos minutos solamente..
    Lo siento tengo una reunión, no puedo-- Me siguió algunos metros, incansable.....
    Y de repente viniste a mí, me volví hacia ella y sonriendo le dije, lo siento de veras no puedo ahora..
    Está bien! me dijo, entonces a la vuelta acuérdate ok?
    A la vuelta no pase por esa línea de metro, pero la recordé..
    No son buenos tiempos para las personas, para vosotras tampoco.
    Pero desde que te conozco le dejo una sonrisa siempre
    Un beso grande
    S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que con esa sonrisa ya fue suficiente. Esta tarde estaba en la puerta de un hospital, y nadie me hacía caso. Un hombre me ha sonreido al decirme que no y le he dado las gracias por la sonrisa. Imagina lo que ha significado. Tal vez mejoraste una mañana de mierda con tu sonrisa.
      Me gusta que sonrías por mi.
      Gracias Sici. Un martini?
      Un beso.

      Eliminar
  18. Hola! Gracias, sois todos tan geniales...
    Quiero contestaros con tranquilidad, y estando de mejor humor. Disculpadme. Mañana. Mejor mañana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Respuestas
    1. María! La vi en tu blog. Es perfecta. Y el video... ohhh, me quedé como una boba, con la boca abierta todo el video.
      Mañana será mejor. No lo olvido. Mañana vuelve a salir el sol, será un nuevo día, nuevecito y a estrenar. Seguro que huele a nuevo y todo.
      Un besazo y gracias!!

      Eliminar
  20. Probemos con un poco de alegría, a ver que pasa al cambiar de sintonía:
    http://www.youtube.com/watch?v=yG0oBPtyNb0
    http://www.youtube.com/watch?v=kxepoXavJSA
    http://www.youtube.com/watch?v=GSlNTwbU4mM
    http://www.youtube.com/watch?v=5q3ALvb16EE
    http://www.youtube.com/watch?v=iGaF4tKUl0o
    Ánimo y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues algunas no las conocía, y me han gustado muchisimo. Otras sí, pero no recordaba de quién eran. Jo, me has alegrado, pero de verdad.
      Un besazo y gracias por la música.

      Eliminar
  21. Amiga, no sé quien dijo (y creo que ya me repito) que cuando escribes de lo más íntimo lo haces al mismo tiempo de lo más universal y eso es lo que haces tú. Me he sentido muy identificado porque yo también lo estoy pasando muy mal y ahora mismo estoy como en un limbo que no es negación es algo que sobrepasa o esquiva la desesperación, supervivencia como tú lo llamas, no sé. Solo espero que no sea el preludio de la tormenta. Y si, un mensaje, un amigo, leer lo que escriben los amigos ayuda mucho. Como este dulce caos tuyo de letras, tus necesarias radiografías de la vida real, no esa de los telediarios, llega tanto todo lo que escribes, quizá por tu maravillosa manera de contarlo. La putada es que quieren convertirnos en eso, en meros supervivientes y yo creo que somos algo más, tú eres mucho más y por eso te rebelas aunque de forma insconciente. Te dejo muchos besos y abrazos y te doy las gracias por tu generosa amistad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay. Tú siempre me emocionas, coño. Eres muy bondadoso con mis letras. Siempre me lees con esos ojos de amigo, y no sabes cómo te lo agradezco.
      No seremos supervivientes. El otro día una abuela me dijo aquí se lo gastan todo en putes i hostalers, y se puso a reir. Que no nos roben la risa, niña, me dijo. Pues eso no conseguirán que seamos sólo eso triste en lo que nos quieren convertir.
      sabes que estoy. Sabes que si necesitas algo sólo tienes que avisarme, pero en serio. No hablo por hablar.
      Un besazo, y un abrazo que te abrigue.

      Eliminar
  22. (Llego tan tarde...)

    No eres un ratoncito asustado, eres una mujer tremendamente fuerte Nuria. Muchos no sé dónde estaríamos ya, con todo lo que te está pasando, así que no.
    Me parece muy bien cómo reaccionaste con el tipo ese desagradable, fuiste serena y no dejaste que un matón te apabullara. Perfecto.

    Lo demás... supongo que cruzarte con tanta gente a lo largo de un día hace que te encuentres con historias de todo tipo. Pero es muy triste, la verdad.

    No sé, mi niña, espero que tarde o temprano tus aguas de encaucen (que ya verás que sí, que aunque las cosas de palacio van despacio, al final lo conseguirás) y puedas ser todo lo feliz que te mereces. Porque alguien con un corazón como el tuyo, lo merece, vamos que sí!

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca llegas tarde. Siempre estás. No te imaginas cómo lo valoro preciosa.
      No sé si soy fuerte. Pero lo intento, intento mantenerme entera y sonreir.
      Las historias tristes me dejan mal, es cierto. Pero, no sé, me gusta ir guardándolas. Es una idea estúpida, pero me gusta pensar que al menos yo no me olvido de esa persona, que yo les recuerdo. Es tonto, y no sirve de mucho, pero así no me invade la tristeza tanto tiempo.
      Espero que se encaucen. Por ahora veo avances, y ya es mucho. No podía más con el standby.
      Tú sí mereces todo lo bueno.
      Un besazo preciosa. Te abrazo.

      Eliminar
  23. Nuri, te siento animada, ilusionada, entera y... más fuerte cada día. ¡Guau! ¡qué bien! Cruzo lo dedos. Inmenso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy más fuerte. Caigo, pero tardo mucho menos en levantarme.
      Un besazo y un abrazo grande.

      Eliminar
  24. Tu compañera igual no sabía si aplaudir o esconderse, pero yo sí. Yo aplaudo, y lo hago fuerte para que me oiga todo el mundo. No es nada fácil apreciar esos detalles con ese nivel de conciencia y explicarlo tan bien. Por eso aplaudo, y me levanto para hacerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ven aquí que ahora que estás levantado te abrazo y no te suelto.
      Me encanta verte por aquí. Y gracias.
      Un beso largo!

      Eliminar
  25. Hola Nuri,
    Tan incansable, luchadora y tenáz. Ojalá este sea solo un desahogo y que te sirva para coger fuerzas y continuar porque tienes motivos por los que vale la pena luchar. Un besazo. Volveré pronto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!! Espero tu vuelta con muchas ganas.
      Me desahogo aquí para poder seguir entera afuera, ya lo sabes. Estoy bien, animada casi todo el tiempo.
      Un besazo.

      Eliminar
  26. En los momentos de caos mental suelen salir los mejores textos.
    Me gustó.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mi caos mental es a tiempo completo, debería escribir mejor, jajajjajaja
      Muchas gracias. Un placer tenerte por aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  27. Hola Nuri ¿puedo llamarte así, aunque acabe de conocerte?
    Tengo que decirte que tu retrato de la vida, tú vida y la de algunos que te rodean, pero sobre todo tu vida, me ha dejado...casi... temblando. Y si estoy así es debido a las profusión de sentimientos y sensaciones que has logrado arrancar de mí en unos cuantos renglones... Es un texto duro, crudo, fuerte; pero al vez intenso, sincero y humano y sobre todo realista. He tratado de ponerme en la situación de ese hombre que está en la calle con diabétes (como yo) y la medicinas en una bolsa y casi he llorado de rabia, porque no puedo; porque soy egoísta y tengo miedo. Soy cobarde y tengo rabia de no poder ayudar o de no ayudar como debo. Sé que dono dinero y ayudo. entrego la ropaque me sobra a ongs, estoy con Aldeas Infantiles y aún así, nada es suficiente...porque todo se desmorona ami lado y dentro de mí muchas veces...
    Solo quiero decirte que te comprendo muy bien pero... nunca seré tan valiente como tú.
    Gracias por este post tan necesario y sobre todo, aleccionador.
    Un fuerte abrazo!
    Te sigo...
    José.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que puedes llamarme Nuri, me gusta.
      No soy muy valiente, no creas. Sólo sobrevivo, poco más.
      Siento haberte hecho sentir mal, es sólo que las historias que me cuentan me queman, y tengo que sacarlas de alguna forma.
      Ayudas mucho más de lo que ayudamos la mayoría. Deberías sentir que haces mucho, pero a veces sentimos eso, que no es suficiente. No deberíamos ser nosotros los que parcheemos lo que otros estropean, pero al final nos sentimos responsables.
      Muchas gracias por leerme, y por comentarme.
      Un abrazo José.

      Eliminar
  28. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  29. Sin ir más lejos el viernes pasado la pediatra de la S.S. se negó a venir a casa porque había un error de actualización entre la cartilla y el ambulatorio que había que regularizar y según ella no tenía obligación. La niña tenía 39 de fiebre y estaba vomitando; al final vino el seguro privado.

    Una historia de Valencia capital, qué te voy a contar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valencia es un sitio perfecto para encontrar burradas de ese tipo. Yo trabajo en centros de salud y hospitales y a veces me cuesta mantener la compostura ante las respuestas de trabajadores a los enfermos. Sé que están en muchos casos jodidos por su situación, pero deben entender que tratan con personas. Y cuando se trata de niños... Ufff, me enervo. Tienes suerte de tener seguro privado. Yo hasta ahora tengo suerte porque tengo un pediatra increible, pero tiemblo al pensar cómo se está poniendo la cosa. Espero que tu hija esté ya bien.
      Un beso.

      Eliminar
  30. Un fuerte y cálido abrazo.
    Intuyo que lo necesitas... especialmente estos días.

    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo necesito, de verdad lo necesito. Muchas gracias. Eres genial. Te debo un par de cafés ya!!
      Un abrazo ;)

      Eliminar

    2. No me debes nada... a la única persona a la que debes algo es a ti misma... y es la oportunidad de ser lo más posible tú misma... y siéndolo, intentar ser lo más feliz posible... ;)

      Hace poco más de cinco años yo también perdí a alguien especial, a mi padre, mi 'ángel de la guarda' particular. De hecho, se llama(ba) así, 'Angel'...
      Le he pedido por ti.
      Y, en confidencia, te diré que tiene bastante buena mano a la hora de echar cables... ;)

      Tú ya has empezado a recorrer una parte muy importante del camino: Darte cuenta, tomar algunas decisiones, decantarte por unas opciones y descartar otras... empezar a luchar por lo que quieres o no quieres... y eso no es nada fácil.
      Con eso y un poco de ayuda y de suerte... saldrás adelante.
      Aún cuando las fuerzas a veces flaqueen y haya reveses como el de esta semana.
      Confío en ti.

      Un beso y otro fuerte y cálido abrazo.

      :)

      Eliminar

Comenta lo que quieras, opina.