jueves, 15 de mayo de 2014

Recuerdos...


El martes empecé en el nuevo trabajo. Por ahora estoy haciendo la formación, pero me está gustando lo que veo. El primer día me dieron un libro para que lo leyese. Es sobre comunicación. Por lo visto dan muchos libros para que los leas y hagas una valoración. Y, yo qué sé, será que no estoy acostumbrada a que la gente le de valor a los libros, pero me ha gustado esa política de empresa.

El libro es corto, una historia. A través de esa historia vas descubriendo con el protagonista cómo mejorar la comunicación. Habla del valor de las historias, de los cuentos, y de cómo los mejores comunicadores, la gente que al final nos marca, son gente que no intenta convencerte, que respeta tus opiniones, que explica su visión sin necesidad de enfadarse.


Y entonces me he acordado de él. En realidad lleva unos días rondándome. Mi madre opina que cuando los muertos te rondan la memoria es porque quieren luz. Recuerdo una época en que soñaba constantemente con mi primo, y cada vez que lo decía mi madre encendía una vela. A mi me hacía gracia. Ahora estoy pensando en encender una. Me estaré haciendo mayor.


Mi tío murió hace casi tres años. Ya he hablado de él, seguro. Siempre recuerdo las mismas cosas. Pero es que era importante, siempre fue importante.
No recuerdo que nunca levantase la voz. Era pequeño, de mi altura, y delgado. De joven siempre estuvo enfermo. Lo dieron por un caso perdido, una enfermedad grave de los pulmones con una tasa de mortalidad muy alta en aquella época. Cuando mi tía decidió casarse con él fue un drama, porque pensaron que se casaba con un moribundo. Pero siempre fue un superviviente. Se recuperó, llevó una vida normal, hasta que hace casi 3 putos agostos le dio un infarto y se murió. Recuerdo la escena a cámara lenta, cuando entré a su habitación y lo supe muerto, aunque tardó 4 días en morir. Es extraña la memoria en momentos así. Recuerdo detalles absurdos.

Cuando me dijeron que había muerto (realmente) estaba en el parque con mis hijas. Me senté en el suelo y no podía casi respirar. Intentaban hablarme y yo estaba lejos, en aquellos veranos en la sierra de Madrid.

Mi padre y mi tío eran apicultores, y todos los veranos íbamos a una aldea de la sierra de Madrid con las colmenas. Nos cedían la escuela, y durante todas las vacaciones vivíamos allí. Aprendí a caminar corriendo detrás de unas gallinas en La Hiruela. Eso me contaba mi tío muerto de la risa. Creían que nunca aprenderías a caminar, y un día saliste corriendo, decía.


Mi tío se sentaba contigo y sólo con mirarte a los ojos sabía qué te pasaba. Te contaba una historia, algo que aparentemente no tenía nada que ver con lo que a ti te preocupaba. Pero, joder, siempre tenía que ver, siempre encerraban sus historias la respuesta. Y además tenía la rara capacidad de saber escuchar. Y, si pensaba que estabas haciendo algo mal, sólo te hacía un par de preguntas para que tú llegases a esa conclusión y rectificases. Cuando era adolescente me jodía tanto que hiciese eso…
Con el tiempo aprendí el valor que tenían sus charlas conmigo. Nunca imponía, pero te hacía recapacitar.
Y tenía aquel sentido del humor tan particular. Cuando reía lo hacía como lo hacen los niños, con todo el cuerpo, sin pudor.


Levo días recordando cuando “cortaban” las colmenas (sacaban los panales), siempre me traía un trozo de panal. Yo me metía pedazos en la boca, y al masticar la cera crujía y estallaba en chorros de miel. Y él sonreía al ver la miel chorreando por mis muñecas. Ten cuidado con las abejas, decía, a ver si esta vez no llegamos. Todo porque cuando tenía 5 ó 6 años descubrimos en mitad de la montaña que yo era alérgica a las picaduras de abeja y casi no llega a llevarme viva al consultorio más cercano.
La memoria es extraña. Será que le echo de menos.


Hoy me he dado cuenta de que me encantaría ser así, contar historias como él lo hacía, convencer sin tener que intentarlo.
Y también he caído en la cuenta de que para ser un comunicador cojonudo no hace falta citar a mil autores. Transmitir es algo más. Que te llegue lo que cuentan, que te golpee por dentro no tiene que ver con palabras grandilocuentes, ni con la perfección.

Ojalá golpear los sentidos con palabras. Ojalá.


23 comentarios:

  1. Perdonad que no haya acabado de contestar los comentarios. Voy como loca entre el trabajo, abogados, etc.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Muy personal y muy de todos, sensaciones que se pueden compartir. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Y gracias por leerme. Un saludo.

      Eliminar
  3. Tú eres comunicadora excepcional.
    Desde la primera vez que te leí me llegó al corazón todo lo que escribías, tus pensamientos, sentimientos, todo...

    Lo llevas en la sangre.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si supieses cómo me gusta tenerte aquí. Eres genial. Siempre me lees con cariño. Gracias. Y besos Xavi.

      Eliminar
  4. Es mi primera visita a tu blog y ya me has dado un mazazo en todo el corazón.

    Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Me alegra que te haya gustado. Un beso.

      Eliminar
  5. A veces los recuerdos son el andamiaje para soportar y hacer algo más fácil la pérdida...

    Yo, por cercanía, conozco La Hiruela y otros pueblecitos preciosos de la zona. Hace poco me hablaron del Museo taller de las abejas de Colmenarejo y tenemos que ir porque particularmente me interesa. Hace unos años incluso escogí un libro de la biblioteca sólo por su título: "La vida secreta de las abejas" (Sue Monk Kidd). Cada capítulo comenzaba con una pequeña descripción de la vida de las abejas, y como me gusta guardar textos de algunos libros, mira, he encontrado estos...

    " La reina, por su parte, es la fuerza cohesiva de la comunidad; si se la aparta de la colmena, las obreras perciben enseguida su ausencia. Pasadas unas horas, o incluso menos, muestran signos inconfundibles de orfandad." (Men and Insects)

    "Las abejas son insectos sociales que viven en colonias. Cada colonia es una unidad familiar que consta de una única hembra ponedora, o reina, y de sus muchas hijas estériles, llamadas obreras. Éstas colaboran en la obtención de alimento, la construcción de la colmena y la cría de la descendencia. Los machos sólo crecen en los momentos del año en que su presencia es necesaria." (Bees of the World)

    "Las abejas no sólo dependen del contacto físico con la colonia, sino que también necesitan su compañía y apoyo sociales. Una abeja aislada de sus hermanos morirá enseguida." (The Queen Must Die: An Other Affairs of Bees an Men)

    "Las obreras tienen que hacer veinte millones de viajes para reunir el néctar necesario para producir un kilo de miel." (Bees of the World)

    "Una colonia huérfana es una comunidad afligida y melancólica, capaz de generar un zumbido de lamento en su interior... Si se la deja a su suerte, la colonia morirá. Pero si se introduce una nueva reina, se produce un cambio de lo más insólito." ((The Queen Must Die: An other Affairs of Bees and Men

    A mí me gustó mucho este libro, es una historia tierna aunque dura a la vez, y me encantó saber estos detalles del mundo de las abejas, no sé, a lo mejor tú ya lo conocías. Si no es así, me apetecía compartir.

    Me alegro que todo vaya a mejor. Besos






    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mabel, cómo me alegra tenerte de nuevo por aquí, ni te lo imaginas.
      Conocía algunas de esas cosas, pero no todas. Buscaré el libro, me encantan las abejas, siento una fascinación difícil de explicar por ellas. En la facultad fuimos a ver una colmena de cristal, para observar los bailes que hacen para comunicarse entre ellas. Fue un momento mágico.
      Vives cerca de La Hiruela?? Me encanta. Qué envidia, jajajja
      Un besazo y gracias.

      Eliminar

  6. 1. No te preocupes... ahora céntrate en ti. Los que te leemos porque nos importa lo que cuentas y disfrutamos haciéndolo, seguiremos leyéndote y/o comentándote independientemente de que respondas a los comentarios o no. Si te paras a pensar, tú ya nos regalas algo muy valioso antes de que te comentemos. El hacerlo es una respuesta sencilla a lo que tú has compartido de forma generosa. No sientas que no 'cumples', eso no tiene importancia real. Hazlo si te apetece y puedes. Igual que postear. Es tu casa, es tu blog.

    2. Tu sabio tío te dejo un buena herencia. Eres una digna sucesora... ;)

    Y 3. Un beso y un fuerte y cálido abrazo.

    :)

    PD: Me alegro mucho de que pinte tan bien ese trabajo. Lo del 'libro' dice, "a priori", bastante... ¡ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que me da rabia no contestar los comentarios. Me encanta hacerlo, pero últimamente casi ni enciendo el ordenador, y comentar con mi móvil moribundo es difícil. Me fastidia por eso, porque disfruto contestando. Es como charlar con vosotros, no sé.
      Uy, qué va, yo no mantengo la calma siempre, como hacía mi tío. Y sus historias eran increibles, graciosas, intensas. Ojalá.
      Un besazo. Te abrazo fuerte.
      :)

      Eliminar
  7. A veces pienso que mi mente es maquiavélica. Soy despistada en general, no porque no recuerde las fechas importantes, sino porque usualmente no sé en qué día estoy viviendo. Sin embargo recordar las fechas tristes, los aniversarios de partidas o lo que hubiesen sido cumpleaños, son su especialidad.
    Extrañar nunca se me ha dado bien, en términos prácticos el extrañar no siempre me sale natural. Quizás tiene que ver con que he sido desarraigada desde pequeña, no lo sé.
    Sin embargo hay seres a los que extraño mucho. Los extraño a diario. Por ejemplo, a mi abuela la extraño muchísimo y el leerte hoy me hace extrañarla aún mucho más, para mi desde que ella no está, toda celebración es un recordatorio. No quiero ni puedo olvidarme de esa ausencia, de ese dolorcito en el pecho que no se quita aunque se suavice intermitentemente, incluso hasta lo agradezco, porque dolerme la mantiene cerca, y olvidarme de ella sería una vez más, perderla.

    Una vez te dije que cuando escribes sueltas palomas, lo recuerdas?
    Hoy sólo lo confirmo.

    Un beso grande.

    PD. Me encanta que te sucedan cosas buenas. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me pasa igual. Hay gente a la que no me sale echar de menos así, como debería. Cuando era adolescente me preocupaba, pensaba que era un monstruo. Pero con el tiempo me he dado cuenta de que mi cerebro hace trampas para tolerar las ausencias. Se hace a la idea de que en cualquier momento les volveré a ver, como si simplemente viviesen un poco lejos. Pero hay gente con la que esto no funciona. En mi caso son mi abuelo, mi tío, y alguien que sigue vivo pero lejos. Con ellos no hay truco que valga. Y tampoco quiero, sería, como bien dices, perderlos del todo, olvidarlos sería terrible.
      Es precioso eso que me dices. Cómo no recordarlo?
      Muchas gracias. Un besazo.
      Tú estás bien? Espero que sí. De verdad lo deseo.

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. PD2: Vuelvo para dejarte el título de este libro por si no lo has leído y te apetece: "La Vida Secreta de las Abejas", Sue Monk Kidd. Hay una versión cinematográfica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy buscando ya el libro. Buscaré también la peli. Gracias!!
      Otro beso.

      Eliminar
  10. Son bonitos estos recuerdos tuyos NURIETA, mucho. Que recuerdes con tanto cariño a los tuyos, más. Aunque creo que no tienen nada que ver comunicar para entretener, a comunicar para convencer.

    Al contador de historias con captar y mantener la atención del espectador, le llega. Quien necesita convencer para obtener algo de alguien, debe conseguir trasladar un mensaje, coherente, ordenado y directo ( captar la atención y entendimiento) trasladarle la urgencia de su necesidad (despertar su interés) y además contagiarle su emoción ( tocarle dentro, conmoverle, hacerle cómplice) La erudición no convence, si acaso impresiona. A veces... solo aburre.

    Convence la sinceridad, la coherencia y en última instancia la vehemencia del mensaje. Creo que la primera premisa para convencer, es que estar convencido. Mucho más importante que lo que dices es cómo lo dices. El tono, el gesto y ganas que le que pongas. Además de esto y por encima de todo, si acreditas con pruebas lo que has dicho.

    No sé, perdóname quizá no iba de esto, me fui a... ya sabes donde. Lo siento...

    Tú, cielo, comunicas genial en letras, más que perfecto! En voz quizá necesites unas cuantas clases de arte dramático ja,ja... a falta de eso, práctica delante del espejo y soltarte las lágrimas, además de que son muy sanas, en caso de apuro... ayudan:-)

    Mil besos NURIETA, a mi sieeempre me has convencido, siempre.
    A ellos, también:)) Descansa mucho este finde cielo, lo necesitas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, María, cómo he tardado. Ando loca con el trabajo nuevo, adaptándome al horario sobre todo, echando mucho de menos a las enanas, que casi no las veo.
      Por lo visto aguantar el tipo, intentar poder con todo, se ve como entereza, y como la tienes, pues podrás esperar. Le dije al abogado que era insoportable. Y no quería llorar, pero lloré. Me dijo que menos mal que yo era fuerte. Jódete.
      Pero bueno, estoy en ello, no cambiaré nada, pero estoy en ello.
      Que te quiero, y gracias. SIento no llorar más fuerte, siento no ser mejor actriz. Por lo visto con la verdad no basta.
      Mil besos cielo azul mio.

      Eliminar
    2. Al principio siempre es muy duro, pero pillarás el ritmo ya lo verás. Por lo de aquí no te preocupes, a mi me ha dado por medio disculparme de una fase empanada que tengo ( también lo tengo todo manga por hombro) y lo he he hecho tan remal, que han pensado que tenía neumonía mental o vete a saber y estoy perfectamente, me pasé de frenada;))

      En fin y d lo otro ¿sabes qué cielo? Para tu gente, eres fantástica tal cual. En el teatro del juzgado, imprescindible ser buena actriz NURIETA. Desde ya! te lo digo, ahí, la verdad sin envolver, vale mucho menos que una mentira bien envuelta. Tan triste como cierto. Recuérdalo por favor.

      Mil besos cosa bonita, y... tú sigue aguantando, como sea pero aguanta. Todo llegará... Mmmuaaaaks!!!

      Eliminar
  11. A mí, como a otras personas, me pareces una gran narradora o como se quiera llamar, que da lo mismo. Los hay que estrujan el diccionario creyéndose que eso es sinónimo de calidad, y los hay que utilizan tantas metáforas que no sabes de qué coño están hablando. De todas maneras, nunca dudes, y menos en un blog, utilizar otro registro en todo lo que cuentas si te da la gana (quizá pierdas seguidores, pero ganarás otros). A mí, la erudición me parece exquisita y solo aburre a los necios y a los que no quieren dejar de serlo (esto último sí que me impresiona). Y quién sabe, es posible que tengas algo de tu tío en tu manera de expresarte.:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La erudición es increiblemente bella. Pero luego están esos que describes (me has hecho sonreir tanto...) que dan más importancia a la forma que al resto. Son distintas formas. Yo he llegado a una conclusión, cada uno que escriba lo que quiera, cada uno que lea lo que quiera. Me fastidia cuando insinúan que insulto al lector vomitando letras, sin corregir, pero en el fondo es cierto que mejoraría si lo hiciese, supongo.
      Divago.
      Me has hecho sonreir, mucho. Así que gracias.
      (ojalá tenga algo de él al narrar)
      Un besazo.

      Eliminar

  12. Empiezo por el final. Para ser comunicador no es necesario citar a mil autores... ni siquiera a uno solo.
    Y sigo con la miel. Me da vergüenza decir que probablemente sea el mayor 'comedor' de miel de este país. Se me hace la boca miel pensando en masticar esos panales...
    Me gustaría ser como tu tío. Me gustaría. Y como tú, relatando de esa forma.

    · un b·eso

    · CR · & · LMA ·

    ResponderEliminar
  13. Todos tenemos referencias personales, las más ansiadas son las más cercanas, sin embargo conscientes o no calan. Cada cual tiene sus habilidades y limitaciones, y se puede llegar a casi todo trabajándolo adecuadamente.

    Transmites mucho y eso llega, de hecho me quedo.
    Salu2

    ResponderEliminar

Comenta lo que quieras, opina.