viernes, 5 de abril de 2013

A la mierda

En cuanto toquen de verdad las pensiones esto se va a la mierda. Eso es lo que opina mi padre.


Mi padre trabajaba en una multinacional, más de 20 años. Antes había sido agricultor y apicultor. Dejó el campo porque no ganaba ni para pipas. Nos mudamos a una ciudad más grande, más cerca de la capital. Empezó a trabajar y nunca cambió de empresa. Un día le dio por decir que cualquier día cerraban y se iban todos a la puta calle. Papá, es una multinacional. Sí, sí, se llevarán la producción a otro sitio, uno donde los trabajadores cobren menos y tengan menos derechos. Y así una y otra vez. Al final se convirtió en la banda sonora de nuestra vida. Lo tomamos a risa. Mi hermana y yo le tomábamos el pelo. Hala, ya estás otra vez con la cancioncita. Joder, qué cansino es papá, comentábamos entre nosotras. No sé si le pasa a todo el mundo, pero yo no valoraba para nada la sabiduría de mi padre. Es un hombre sencillo, de campo. Pero es el hombre más cabal que conozco. Eso lo veo ahora. Ahora me doy cuenta de que una licenciatura no me hace saber ni la mitad de lo que sabe él de naturaleza. Ahora sé que ve venir las desgracias, las intuye. Es prudente. Pero entonces le veía como un angustias. Coño, será agorero, decíamos. Claaaro.


Las cosas iban bien. Pero la empresa amenazó con llevarse la producción a otro sitio. No ganaban lo suficiente, decían. Entonces Generalitat les dio una subvención para que no se marchasen. Les obligaban a quedarse durante x años en la Comunidad Valenciana. Mi padre recrudeció su discurso. A nosotras nos seguía haciendo gracia. Pero si no se pueden ir papá.


Cuando no había pasado ni un tercio del tiempo acordado se llevaron la producción a China. Hala, más de 500 personas a la puta calle, mi padre y mi hermana incluidos. Toma predicción. Mi padre es adivino. No, no, coño, tiene sentido común. Eso lo veo claro ahora.


En España existe algo que creo que no se da de forma tan brutal en otros países. Tenemos una red familiar que para la caida. Te quedas en paro y la familia te echa una mano. Los abuelos alimentan a los nietos, pagan parte de las hipotecas de los hijos. Y esto, que nos evita morir de miseria, también tiene algo negativo. Yo creo que enmascara la gravedad real del problema. Sin esa ayuda muchos no tendrían con qué alimentar a sus hijos. Y esto, tan terrible, sería lo que nos sacaría de casa, lo que nos haría mover el culo para buscar soluciones, para protestar.


Durante años los abuelos, pero sobre todo las abuelas, han permitido que las mujeres pudiesemos trabajar. Sin ellos en España, con los horarios, y las pocas facilidades para conciliar vida familiar y laboral, muchas nos hubiesemos tenido que quedar en casa. Tal vez entonces hubiesemos luchado en serio por conseguir leyes que nos permitiesen ser madres y trabajar. No sé, llamadme loca, pero creo que al estado esta generación de abnegados abuelos, que cuidaron de sus padres, que ahora cuidan de sus nietos, les está salvando el culo. Al menos palían el desastre, no nos hacen ver la seriedad del problema, su verdadero alcance.


Hoy no sería capaz de explicar la cantidad de abuelos que me han contado que mantienen a sus hijos y nietos. Ay, nena, si yo tengo una ong en casa, bastante tengo con mantener a mis hijos. Están en paro, ¿sabes? y si no les echo una mano pierden el piso.


Mis padres, que tienen su piso pagado hace muchos años, viven ahora asustados por si lo pierden. Por mi, por mi culpa, por mi hipoteca.


Mi padre es sabio. Más le vale al estado no tocar las pensiones mucho, a no ser que quieran enfrentarse de repente a una especie de efecto dominó.


Qué tristeza ver tanta gente mayor preocupada por sus hijos y nietos… 


61 comentarios:

  1. Tristeza es verdaderamente quienes no tengan familias, ni padres ni abuelos ni hijos que los mantengan , esa es la verdadera tristeza , y sí tu padre en un gran sabio, y un Sol de hombre.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, estamos de acuerdo. Pero también me da tristeza esa generación que vivió la postguerra, la escasez, que trabajaron toda la vida, cuidaron a sus padres ancianos e hicieron de niñeros, ahora sufriendo por si les quitan la pensión, pero no ya por ellos, si no por lo que será de sus hijos, de sus nietos. Hoy me transmitían tanta tristeza, me contaban tantas preocupaciones y miserias, que no puedo evitar que me den tristeza. Sé que lo otro es más grave. Pero de estos abuelos parece que nadie se acuerda.
      Mi padre es genial, sí.
      Besos.

      Eliminar
  2. Lo que da pena es ver como nos engañaron haciéndonos pensar que eramos ricos, como jugaron con las necesidades de la gente. Especularon con los derechos recogidos en la tan traída y llevada constitución, esa que solo nos recuerdan para protegerse ellos.
    Algún día pasará algo y esto reventará o no, la verdad es que no se si es mejor que reviente y asi arreglarlo a pesar de las bajas o que no reviente.
    Esto es una dictadura y desde hace 100 años aquí mandan los mismos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La canción que iba con este post era "Se viene el estallido" de Bersuit, no sé si la has escuchado. Es esta http://www.goear.com/listen/087a53d/se-viene-el-estallido-la-versuitvergarabat
      No la pude poner porque subí el post desde el móvil y se negó, juas. Normalmente puedo, pero ayer...
      La canción dice "si esto no es una dictadura, qué es?".
      Tienes razón, en todo. Esto es una dictadura, pero la disfrazan.
      Besos caballero andante.

      Eliminar
  3. Todas las mañanas frente a una iglesia veo una fila de hombres, esperando que por caridad les den algo para alimentar a sus familias.

    Hombres tristes con mochilas al hombro, cuando les veo Nuria, imagino que dentro de esas mochilas está guardado un futuro incierto, un montón de sueños rotos, la incertidumbre de saber si podrán llevar pan a su mesa, cada uno con sus respectivas hipotecas, cada uno con sus cargas familiares, cada uno con su madurez a cuestas.

    Y esta es una tragedia que se reestrena una y otra vez en demasiadas casas, en demasiados pueblos, en demasiados países.

    Y mientras se despeña el presente y el futuro de tantas familias, los responsables de este atraco con guante blanco no muestran el más pequeño interés en abolir la miseria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No muestran ni siquiera arrepentimiento o verguenza. Los banqueros después de la crisis del 29 se suicidaban, incapaces de soportar la vergüenza. Ahora se marchan sonrientes con indemnizaciones millonarias y cuentas en Suiza.
      Hemos perdido el sentido del honor.
      Esa clase media que desaparece , esos de las mochilas... Qué mierda, qué tristeza.
      Besos.

      Eliminar
  4. Al final todos acabamos dándonos cuenta de la sabiduría de nuestros padres.
    Lo triste es que sea por cuestiones como esta, que por desgracia es la que se está viviendo ahora.
    Esperemos que esta situación no se alargue demasiado, o por lo menos, que no empeore.
    Desde mi entusiasmo y optimismo, mis mejores deseos para todos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo empecé a darme por eso, pero también por muchas más cosas, sobre todo relacionadas con el conocimiento que tiene del monte. Su conocimiento es totalmente práctico, yo sólo sé un poco de teoría.
      Besos y gracias.

      Eliminar
  5. Mi padre es un cascarrabias, siempre quejandose de todo y a regañadientes con la gente. Desde pequeño me di cuenta de eso, de mayor mi punto de vista a cambiado casi totalmente. Ahora pienso que tiene razón en todo y que su experiencia en la vida vale millones, quizás no estoy de acuerdo en su manera de expresarse, pero su bondad y su fondo no tiene precio. Hay otra cosa en lo que estoy de acuerdo contigo Nuria, en que lo primero para él son sus hijos.
    No se si esta estrada va de padres o de crisis, si es de padres me entra morriña y si es de crisis me entra una mala leche.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta entrada va de las dos cosas Samu, de crisis y de padres. Justo eso es lo que me pasa a mi, tal vez no diría las cosa como él (en mi caso porque soy menos amable que él, yo soy la cascarrabias), pero sé que en el fondo tiene razón en muchas cosas.
      Besos.

      Eliminar
  6. Mi solidaridad
    de nada sirve
    mi abrazo tal vez
    ante tanta sensibilidad tan bien escrita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por todo, por tus palabras, por tu solidaridad que sí sirve y por tu abrazo. Te mando uno muy cálido. Y besos.

      Eliminar
  7. Es verdad NURIETA que el colchón de muchas familias son las pensiones de sus mayores. Verdad que muchas familias han sobrevivido gracias a que los abuelos han hecho de padres de sus nietos, mientras los suyos trabajaban y verdad, tristísimo y terrible que después de haber dedicado tooda su vida al cuidado de hijos y nietos, al final se les aparque en cualquier lado como un estorbo a olvidar. Somos una sociedad injusta y desagradecida por arriba y por abajo. Además de todo, también zoquetes, porque es verdad también que la experiencia es un grado, la sabiduría que da la vida no la enseña ninguna universidad y a pesar de eso, nos reímos de nuestros mayores creyéndonos superiores por haber leído cuatro libros ¿a donde vamos con este panorama cielo? al título de tu entrada:))

    ¿Por qué en el fondo nadie se atreve a revelarse contra todo lo que sucede? porque si el estado quiebra, lo primero que deja de pagarse son los sueldos de funcionarios y pensiones ¿algún valiente dispuesto levantarse con esa espada de Damocles sobre la cabeza? la miseria es la madre de las revoluciones, solo cuando no hay nada que perder se lucha... mientras lo haya, se aguanta...tan triste como cierto.

    Buuufff.. me voy a llorar a un rincón...Lo siento, hoy no me funciona la varita mágica...
    Después de moquear un ratito, me voy corriendo a comprarle pilas, tranquila;))

    Muuuchos besos preciosa y feliz finde...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joooo lo siento. No quería ponerte mal ni triste. Sólo es que tuve un día de escuchar mucho lo mismo y acordarme de mi padre.
      Me da pena que no valoremos todo eso, la sabiduría y la experiencia, porque además ellos han pasado por momentos económicos muy duros. Pero nuestras guerras no las batallamos, nos siguen apretando y seguimos en el sillón. Supongo que no hemos tocado fondo.
      Un beso mi querida María, y gracias por todo, por tu apoyo, con el que sé que cuento siempre. Gracias.
      Y millones de besos.

      Eliminar
  8. Es cierto Nuria, jodido y muy cierto, en muchas familias la base, el salvavidas en el que agarrarse y flotar estan siendo los abuelos... Pero en esta historia de declive hay muchos matices y muchos años, tambien muchos culpables, y no me refiero solo a los chorizos que dirigen y a los que tienen la pasta... estoy hablando de los conformistas, de los estupidos, de los ilógicos, de los cobardes, de los vagos, de los auto engañados, de los hipócritas, de los insolidarios, de los pasotas, de los insolentes, de los fantasmas, de los traidores... y por supuesto de los egoistas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre he sido un buen currante, pero tambien polémico a la hora de tener que tragar mierda en la empresa. Cuando me metí en reivindicaciones, en huelgas, en luchas que no iban a ninguna parte, me encontré con todos estos personajes, gentes que estaban a mi mismo nivel, pero que no ayudaban o entorpecian lo que yo podía hacer, y no hablo de ponerme como un idiota frente la porra de un madero, pues eso es lo último que debe llegar a hacerse... y mi viejo, mi referente, mi imagen del currante y su tufillo de izquierdas, tampoco me ayudó, pues lo que hacía era llamarme a la prudencia y meterme miedo en el cuerpo: ten cuidado o pasa de esto y de aquello. Muchos ancianos votaron a la derecha en las últimas elecciones, y han sido moneda de cambio, sector manipulable para cualquier partido político, y te puedo decir que a muchos les importaba un carajo que sus nietos estuviesen en el paro, porque pensaban como tontos que sus pensiones eran intocables y que ellos eran el pilar de la familia. No voy a decir que todos los mayores tuviesen esta premisa, pero si por desgracia una gran mayoria. Esta sociedad española se ha desmenbrado en muchos grupusculos, que se mueven sin lógica, que no ven más alla de sus propios problemas o intereses, que no se mueven o protestan hasta que ven tocado lo suyo. Muchos jubilados tienen la absurda idea de que lo que cobran de pensión es algo que se han ganado a pulso. No voy a echar por tierra su mérito, pero es una idea equivocada; las pensiones no son como los ahorros que uno mete en el cerdito, porque todo lo que uno cotiza en esta puta vida laboral se lo va gastando la administracion en sus menesteres, y de no ser por la pobalción activa que sigue trabajando todo el sistema se va a la mierda... incluidos subsidios, ayudas y por supuesto pensiones... Hay que darse cuenta de que todo rueda en equilibrio.

      Eliminar
    2. Me considero un tío afortunado: tengo trabajo (de momento), a pesar de que me cague más de una vez en el mismo, pero tengo claro que lo que estoy cotizando a la S.S. no va a ser la panacea futura que me salve el culo cuando ya no pueda limpiarmelo, pues mi supuesta jubilación se ha convertido en utopía con este discurrir social de sanguijuelas. De todas formas no sigo con esto, pues me estoy desviando de tu mensaje: los padres y abuelos... gentes que muchos pasaron hambre, que se educaron en el sacrificio y el valor de la familia como pilar de todo, gentes que son especimenes en extinción, y a los que ninguno de los yonkis tecnológicos de generaciones posteriores, estos que no sabemos ya reivindicar nada si no es a golpe de tecla, podemos hacerles sombra. El gran error generacional de nuestro tiempo es el desprecio, la actualizacion de todo, el puto formateo, el pensarnos distintos, mejores en lo presente, olvidando lo pasado,tanto lo malo como lo bueno... es un rol de insolentes. Estamos más divididos que nunca. Es curioso que este triunfo de los poderosos siga funcionando por los siglos de los siglos y los de abajo no hayamos aprendido nada... El bienestar atonta al pueblo, y en ese atontamiento nos hemos movido estos últimos años. La gran pregunta es qué vamos a hacer... De momento lo unico que hacemos es quejarnos de forma gratuita... y me jode muchisimo decirlo: tengo que incluirme en ello... Cada día siento más hastío, más cansancio... Esta es la historia de aquella que entre todos mataron y ella sola se murió. Al principio de esta mierda, dije a alguien o a "alguienes", que aun teníamos que tocar más el fondo, que solo tocando el cieno del pozo habría una reacción real y comenzariamos a ir hacia arriba... Ahora ya no estoy seguro de nada, pues la gente del pueblo, con el merito del superviviente, se dedica al trapicheo y a salir del bache como se pueda, incluso pisando a otros si es preciso... Mientras, el enemigo sigue haciendo sus numeros y su teatro... y les funciona. Me pregunto a veces por qué coño no tuve la suerte de nacer en Islandia... Siento este discurso, este mitin, esta queja inútil a base de tecla de la que tanto, valga la redundancia, me quejo. Tú entrada tiene mucho de verdad, eso no puedo rebatirlo, pero piensa que no es más que una pequeña punta de todo este iceberg insostenible que nos hemos ganado a pulso. Por descuidados, por tontos... Besos, eso siempre.

      Eliminar
    3. Joder, es más currado tu comentario que mi entrada... Gracias.
      A mi lo que me llama la atención es la desunión, cada uno luchando por su parcelita de bienestar perdido. En Valencia se manifiesta gente casi a diario, un día los dependientes, otro sanidad, otro educación, otro funcionarios de justicia, y así hasta el infinito. Supongo que se descojonan de ver a cien manifestándose cada día. Lo lógico sería protestar unidos.
      Y no, no se vuelan puentes desde facebook.
      Besos.

      Eliminar
  9. Creo que tú padre y yo debemos ser parecidos.
    Mis "catastrofismos" se cumplen uno tras otro y mira que me gustaría equivocarme.
    Pero no. Suelo acertar y creo que es por puro sentido común.
    La mayoría de la gente prefiere autoengañarse y así cree que vivirá mejor pero lo único que hacen con su optimismo infantiloide es empeorar la situación ya que no se toman medidas para intentar evitar los desastres futuros.
    Y si, los abuelos están salvando la situación. En algunos casos están sacándolos de las residencias para poder tener acceso a su pensión.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff, lo de sacarlos de las residencias para eso es el colmo del cinismo.
      Yo también soy bastante catastrofista, aunque no tanto como mi padre. Supongo que es sentido común.
      Y creo que muchos prefieren no ver porque la situación es demasiado dura. No sé.
      Besos y gracias.

      Eliminar
  10. Me da rabia reconocerlo, porque en mi naturaleza está ver el vaso medio lleno, pero creo que es la tónica general, cansancio, hastío. Aunque es verdad, cuesta creer que de momento para lo único que sirve es para la queja gratuita, casi siempre a golpe de tecla, sí... estamos idiotizados. Da vértigo pensar en las consecuencias de lo que sería pasar a otra cosa, pero es que continuar así... hasta cuándo? Los que tenemos hijos vivimos más acojonados ya por ellos que por nosotros.
    La generación de nuestros padres era otra cosa. La adversidad engrandece. Mis padres sacaron adelante a seis hijos y ayudaron con la crianza de sus trece nietos (dos míos). Mi madre siempre nos contó emocionada que con cada recién nacido, le decía mi padre: mira Isabel, este es todavía más guapo que el último! Su patrimonio, afirmaba orgulloso, siempre fue su familia. Yo ocupo el sexto lugar, su niña... la niña de sus ojos. En sus últimos años, adivino tb como tu padre, siempre me decía que esto explotaría, que así no podíamos vivir... Sabios nuestros padres. Estoy con el tuyo, como toquen las pensiones...

    Vaya, Nuria, este post nos deja tristes (o es lo que se respira).

    Cuídate. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué preciosidad eso que decía tu padre! A mi padre le pasa lo mismo, babea por sus nietas. Cuando me enteré de que mi hija pequeña sería niña, se lo dije a mi padre pensando, yo que sé, que se decepcionaría. Sólo tiene hermanas, sólo tuvo hijas, y tiene 3 nietas. Sabes qué me dijo? Uy, mejor Nuria, si a mi me gustan más las niñas. Vamos, como si le digo que voy a tener un extraterrestre. Seguro que me contesta que le enternecen las antenas, juas.
      No aprovechamos su sabiduría, empeñados en luchar sentados delante de una pantalla.
      Les estamos dejando un patrimonio a nuestros hijos...
      Besos, y siento la tristeza.

      Eliminar
  11. No veo a mucha gente indignada protestando en la calle; debe ser que nos hemos pasado tanto tiempo mirándonos el ombligo, que no tenemos capacidad de reacción. Y tantas conquistas sociales que a nuestros antecesores les costó hostias y lágrimas conseguir... desaparecidas de un plumazo. Esto se va a la mierda en cuanto no tengamos dinero para llenar la nevera. Pero mientras podamos ir llenándola, nos van a seguir dando por el culo y vamos a seguir siendo una adocenada y mansa colectividad de hongos. Maldita la herencia que les dejamos a los que vienen detrás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, en todo. Yo siempre pienso en mis abuelos, que si resucitaran se liaban a hostias y no paraban, por dejar perder sin mover los dedos más que para escribir lo que a ellos les costó tanto conseguir.
      Hasta que no perdamos todo no reaccionaremos. Ay.
      Besos y bienvenido.

      Eliminar
  12. Nuria, un post excelente sobre un tema que no se habla, no sé si porque no interesa o qué.
    Yo ésto lo hablo continuamente, y lo tengo dicho, que espero no sean tan imbéciles de tocar las pensiones, porque no sé si son conscientes de que actualmente la mayoría de los jubilados están ayudando e incluso manteniendo a familias enteras, y eso como tú dices enmascara parte del problema. Pero para qué seguir, lo has planteado y explicado tan bien que no tengo nada que añadir, no te has dejado ni un fleco al menos respecto a como yo misma lo veo, repito, un post excelente.
    Añado que nuestros padres son sabios, y nosotros unos ingenuos del carajo, ahora ya no, creo que somos capaces de creernos cualquier cosa, pero hubo un tiempo en que cosas que han terminado sucediendo parecía imposible que pudieran ocurrir, nos creíamos protegidos por no se que estúpido paraguas, que risa me entra.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre recuerdo a un amigo argentino que mucho antes de que empezase la crisis decía que esto se iba al carajo, y que le recordaba mucho a la Argentina del 80 y pico. Recuerdo cómo le decíamos que eso aquí no pasaría, juas, pardillos.
      No se habla del tema porque no interesa. Igual si se hablase eramos conscientes de cuan jodidos estamos. Y te diría que no creo que sean tan tontos como para bajar las pensiones, pero es que muy listos no parecen. Yo qué sé.
      Besos y gracias por todo.

      Eliminar
  13. Excelente post. No tengo mucho que añadir, estamos viviendo tiempos jodidos. Yo creo que son conscientes de como están las familias y por eso no se atreven a tocar las pensiones, el gobierno de ZP las congeló, el del PP al menos las ha subido, no con respecto al IPC, pero las ha subido. El problema viene para los nuevos pensionistas, están intentando por todos los medios dificultar el acceso, las prejubilaciones, quitar subsidios para mayores de 55, aumentar la edad de jubilación y los años que hay que cotizar, etcétera. Al final habrá dos tipos de jubilaciones: las de clase alta y las de clase precaria, estás últimas serán un subsidio que rondará los doscientos o como mucho trescientos euros ad eternum, y sálvese quien pueda.
    Vivimos a salto a mata, pero ya salen cosas como el escrache, las movilizaciones contra el fraude de las preferentes, hay movimiento, y no es tan estéril como el 15M.
    Me gustaría pensar que la gente está despertando y que en las próximas elecciones vamos a conseguir acabar con el bipartidismo PPSOE y meter algún otro partido que promueva el cambio, pero eso no va a suceder, aumentará la abstención –provocando que con menos votos sigan teniendo los mismos escaños-, y todo seguirá igual, quizás nos merecemos esto por ser tan obtusos y no intentar luchar por una democracia real.

    Tu padre es un hombre inteligente. En cualquier caso es bueno que estéis unidos.
    Besos querida musa, y gracias por tu último comentario ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que sea cierto que estamos despertando.
      Lo de abstenerse lo discutí mucho antes de las últimas elecciones. Yo siempre he visto como una obligación moral votar, por mis abuelos, por su lucha, pero además es que no votar sirve de mucho, sí, a los partidos mayoritarios, a nosotros nos jode y no sabemos cuánto.
      Lo de las pensiones futuras me da terror, la verdad.
      Sabes lo curioso? Durante años nos hemos llevado fatal. Recuerdo estar más de 3 meses sin dirigirnos la palabra cuando aun vivía con ellos. Somos demasiado cabezones y chocamos mucho. Pero yo he aprendido a frenar la mala hostia, y a valorar su sabiduría, y él a escucharme y tener en cuenta lo que opino,sin tratarme como a una niña. Hace poco intentábamos desmontar una carretilla y no podíamos. Creo que no vamos a poder, me dijo. Claro qu podremos, le dije. Me miró extrañado y me preguntó por qué. Porque somos las dos personas más cabezotas que conozco. Eso que antes nos separaba, ahora en cierta forma nos une, aunque a veces sea difícil, porque es muy tradicional y por ahí chocamos. Pero creo que con paciencia hemos llegado a un equilibrio.
      En cuanto vuelva al mundo civilizado veo el video. Aquí mañana aun es fiesta.
      Besos mi caballero de brillante armadura.

      Eliminar
  14. https://www.youtube.com/watch?v=AJSE69CPEfU

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abstenerse siempre es de gilipollas... la gente parece no entenderlo...

      Eliminar
  15. Ay Nuri, cómo me ha tocado tu entrada. No he conocido en mi vida a una loca tan cuerda como tú. Tomo cada palabra de tu discurso, una por una, y al final le coloco un AMÉN en mayúsculas.
    Es como has dicho; tal cual dice tu padre; tal cual dices tú...

    La situación es desesperada, calamitosa, degradante, irrisoria (por la desfachatez de algunos), nauseabunda... y mucho más. Y tienes razón: es la generación de nuestros padres la que sustenta el edificio...

    Somos un país curioso: lo mejor que tenemos son nuestras gentes; y, al mismo tiempo, son estas mismas gentes (tod@s nosotr@s) l@s que sustentamos la situación. No entiendo cómo no salimos tod@s unidos a la calle para acabar con la fiesta que se han montado unos pocos a nuestra costa. Lo descarado del latrocinio roza el esperpento. Las instituciones se han convertido en el instrumento del dinero y de la especulación. Sólo sirven a esos amos. Dinero para salvar a los bancos, y a su camarilla. Cuatro gatos ganando dinero a espuertas, especulando, a costa de todos los demás. El capitalismo es el ego institucionalizado en su peor versión, en la más miope. Las instituciones y los políticos hace tiempo que perdieron cualquier mínima capacidad de representación: sólo se representan a sí mismos y a quienes los financiaron. Y mientras, abuelos pierden sus casas por avalar a sus hijos; otros buscan comida, pertrechados con bolsas de la compra con ruedas, de las de toda la vida, revolviendo entre la basura... Y pones el televisor y tienes que aguantar el estúpido discurso del ignominioso político de turno que, con manifiesta inmoralidad, no hace más que mentir y mentir y mentir...
    Al parecer ahora hay muchos más perroflautas; algunos incluso llevan corbata... y sin embargo, si hubiera elecciones, seguramente el partido de nuestro "querido barbudo presidente" seguiría saliendo campeón; y seguramente el segundo partido más votado sería aquél cuyo presidente es un hombre con el culo cosido a una silla (érase una vez un hombre pegado a una silla...; ¡pegado no!, agarrado con uñas y dientes...)... No espabilamos. ¿Desahuciados votando a políticos cuyos jefes son los que los desahucian? ¿Gentes a las que se les acaba el paro que votan a quienes apoyan rescates a la banca en vez de a ellos rescatar?
    Larra hoy se volvería a suicidar delante del espejo... Una y mil veces lo haría, estoy seguro... Aunque seguramente cambiaría el consabido "vuelva usted mañana" por un "cierre usted los ojos, estamos en "obras": DERECHO DE PERNADA".
    ...Qué desperdicio ése de suicidarte tú, y no "suicidar" a otros...

    Pero aún existen gentes como tu padre, Nuria; gentes como el mío (sabes, me ha pasado lo mismo que a ti: no dejo de sorprenderme de mi ignorancia pasada y de los juicios que antaño hice al mejor hombre que conozco. Cualquier cosa buena que pueda tener yo se lo debo a él...); gentes como tú...

    Ahora te diría muchas cosas... Hables de lo que hables me llegas...
    Eres lo mejor.

    Besos, abrazos... ¡de todo! (en cantidades ingentes, como no puede ser de otro modo)

    Pd. Como ves no me he ido: la nieve ha impedido el viaje... Tal vez mañana...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhhh! Ese eres lo mejor es tan bonito... Sabes lo genial que eres? Gracias por estar.
      Gente como yo? Juas, menos mal que no hay mucha, soy terrible, lo sabías?
      Lo de mi padre ha sido extraño. Nunca nos entendimos. No pasabamos mucho tiempo juntos cuando era pequeña, por su trabajo. A veces cuando volvía a mi me costaba acostumbrarme a su presencia en nuestro pequeño mundo, y eso para él no era fácil. Ahora lo veo así. Antes pensaba que nunca le había gustado. Algunas veces me llevaba a Madrid en camión, creo que le obligaba mi madre, por aquello de querer unirnos. Yo me llevaba libros y tebeos, y creo que para él era un alivio lo de no tener que charlar conmigo. Puedo leer en casi cualquier situación, y creo que es por aquellos viajes incómodos. Pero a veces me explicaba las señales de la carretera, o rescatábamos a algún animal atropellado. Y esos ratos los recuerdo como muy felices. Una vez rescatamos a un bebé de erizo en la sierra de Madrid, estaba quieto junto a su madre muerta. Lo tuve años, y era genial. Y por qué te cuento estos rollos? Ay, yo qué sé, jajjajajjaja
      No valoramos a nuestros padres lo suficiente, y en muchos casos hasta que no somos padres no les entendemos del todo.
      Besos de nieve con canela. Y abrazos, achuchones y de todo, a montones.

      Eliminar
    2. Jo Nuria, no había leído tu respuesta, y simplemente me quedo embobado leyéndote. Viajes con tu padre en un camión... he sentido cosquillas. ¿Y si te dijera que yo también tengo viajes con mi padre en un camión entre mis recuerdos e historias de animales atropellados, e incluso de un azor?
      Me quedo embobado y me encanta leerte. Tus historias reales son como cuentos mágicos. Es tu mirada; siempre es tu mirada sobre el mundo...

      Cuéntame lo que quieras, me siento y te escucho... y casi casi contengo el aliento, por lo que puedas contar...

      Besos de canela. Ya no tengo nieve, pero las flores empiezan tímidamente a asomar... Abrazos, achuchones, cariños a tutiplén.

      Pd. ¿De verdad tuviste una erizo durante años? En verano tengo curiosos visitantes con púas en el jardín. Se comen la comida de los gatos y no son muy limpios, pero son muy graciosos y me encanta verlos andar... XD

      Eliminar
    3. Ohhh, si me dices esas cosas al final te hartaré a historias, jajsjajaja
      También viajabas en camión? Me encanta!
      Un erizo, sí. Comen de todo, y no, no son muy limpios, pero son muy graciosos. Sabes qué le encantaba? Los caracoles. Me hacía gracia cómo se ponía cuando se los dábamos.
      Tienes erizos en el jardín???? Aceptas okupas?? No molestaré mucho, lo prometo.
      Besos!! Uhmmm de canela, de canela con limón.

      Eliminar
  16. Un post muy bueno gracias,pensaba que ya nadie se acuerda de estas cosas,me sabe mal ver a mi pais natal de estas maneras,es como ver que te estan cortando las raizes,sabiendo que puedes vivir incluso sin estas,pero que te molesta saber que te estan cortandotelas.Me gusta ver tu sensivilidad escrita,es de una persona con sentimientos puros,eso es precioso y unico.Besos a montones <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! A veces la realidad no deja de golpearnos en la cara, y hay que hablar de ella, aunque sólo sea para darle un lugar.
      Besos a montones, me alegra que te guste.

      Eliminar
  17. Ni quito ni pongo simplemente te entiendo y no sabes tú cómo.

    -Mira mí padre siempre decía que no entendía porqué teniamos que trabajar media vida para poder tener un cuarto de la mísma y mal vivida.Esto en cuanto a tener propiedades.Pero nos han vendido un mundo idílico y ahora la mitad estamos pillados.

    Núria no nos queda otra que apechugar y cuando se produzca el efecto dominó nos empujaremos los unos a los otros.Vaya mierda de sistema.

    Un beso y ánimo preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una mierda, sí. Nos facilitaron tanto el endeudamiento... Y eso que yo no me metí en un hipotecón, de hecho compramos el piso porque pagábamos menos de hipoteca que lo que costaba cualquier alquiler. Pero claro, ahora cualquier cantidad parece enorme, sobre todo si encadenas un trabajo patético con otro. Pero no me quejo. Tengo gente que me apoya, por eso quería escribir esto, para que recordemos a quien nos está salvando en cierta medida.
      Sobreviviremos, verás como sí.
      Un besazo Bertha. Y gracias.

      Eliminar
  18. Detrás de un gran hij@ siempre hay unos grandes padres. Yo ya tenía meridianamente claro que tu padre habría de ser un hombre sagaz e inteligente antes de leer este post. La genética tiene esos caprichos...
    La situación es tan dramática que hemos pasado de querer vivir como los países ricos a simplemente luchar para sobrevivir. Hemos mirado tanto hacia otro lado que ahora nos cuesta caminar en línea recta. Bendigo la prudencia de nuestros mayores, porque sin sus bolsillos convertidos en salvavidas nos ahogaríamos todos sin remedio.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! Uy, ellos son mucho más inteligentes que yo, no creas.
      Pensamos que eramos el primer mundo, la leche, y sólo eramos el sur de Europa, el sur del primer mundo, ni primer mundo creo que hayamos sido en ningún momento. Fuimos la playa, el tabaco barato, las vacaciones por 4 euros. No creo que nadie se creyese en serio que sin producir casi nada hubiesemos crecido tanto de verdad. Ahora toca aguantar el tirón. Y agradecer a quien nos ayuda.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  19. Qué te voy a decir que no sepas, Nuriña... Hay gente con muebles y gente con inmuebles. La gente con muebles (tu padre en este caso, que parece bastante amueblado) había visto cosas que sus hijas no erais capaces de ver.

    Yo normalmente sopeso las dos caras de la moneda y me repetiría si volviese a lo que he visto (eso de tanto rico de repente). Mira, llevo unos veinte años currando y casi la mitad de ese tiempo estuve en almacenes de peón. No creo mucho en el rollo obrero porque he sido un obrero de lo más bajo durante parte de mi vida. Trabajé, entre otros sitios, en una empresa que se llevaron a un país del este. Los que formaban el comité de empresa y los sindicalistas eran los niños bonitos que se iban de fiesta con la parte directiva (tal cual). Pedían hacer horas extras porque se las pagaban al precio de oro, y en vez de dedicarlas a tareas de la empresa, hacían piezas para mercadear con ellas y sacarse pelas fuera, además robaban productos todos los días. Algunos de ellos tenían chalets y cochazos y se declaraban obreros, y nos miraban al resto con prepotencia. Eso sí, se llenaban la boca de consignas correctas. Se saltaban las leyes más básicas de la contratación y sólo admitían a familiares (había una lista). Yo no era familiar de nadie, entré por ETT. Llegó un punto en que exigían tanto a la empresa, que ésta no daba de sí y fue absorbida por una multinacional y se cerró este centro de trabajo para llevarlo a otro lugar. Se quedaron cientos de personas en la calle, y sólo lo sentí por los currantes de verdad. Si conocéis a los sindicalistas, ya sabéis que ellos tienen prioridad para todos los amaños. Fueron recolocados enseguida.
    Por eso, y por muchas otras cosas que he visto, no me creo a nadie, pero si tengo hijos, intentaré razonarles todos mis temores.

    Besosmuchos, olvídate (si quieres) de todos los eslóganes, e intenta, en la medida de lo posible, depender sólo de ti. Y por supuesto, trabajar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya no sigo eslóganes ni siglas. Creo que son ellos (todos, esos que nos roban y nos venden) contra nosotros, los que estamos jodidos. El día que seamos conscientes de eso estarán jodidos. Por ahora seguimos divididos como gilipollas.
      Mira, mi padre opina lo mismo sobre los del sindicato de su empresa, quizás por eso lo vio venir. Y esto de lo que hablo fue antes de que se oliese ni siquiera la crisis, cuando todo iba bien y los audis parecía que los regalaban. Supongo que es eso, cuestión de tener amueblada la cabeza. No sé si ese tema es igual en todas las empresas. Yo sólo sé que a los sindicatos cuando me echaron de mi empresa recién estrenada mi maternidad, les dio igual totalmente. Así que no soy muy imparcial ni objetiva.
      Lo de razonar los temores seguro que ayuda a que entiendan y no aprendan a hostias. Me hubiese gustado entender los temores de mi padre, igual así no los hubiese tomado a risa. Pero bueno, espero haber madurado, los años, ya sabes, supongo que dan experiencia.
      Besosmuchos patí!! Eso intento, depender de mi y trabajar. Lo intento.

      Eliminar
  20. Pues a mí este post (aparte de lo que dices sobre la situación económica) me ha hecho pensar en la paternidad hereditaria ...algo que he aprendido de mi padre, pero cuando he sido padre...te cuento.

    Había veces que quedaba siempre la última croqueta, esa que dice "cómeme" ...y de repente todos los buitrácos de la mesa (entre ellos yo) nos la pedíamos (a la croqueta) ...y va mi padre (que a veces es un poco pesadito) ...y nos la daba, yo pensaba ¡joé que guay! ¡nos cede esa croqueta! lo pensaba pero no lo entendía muy bien...

    Ahora pasa algo similar ...¡las buitrácas! son mis hijas ...y yo soy el padre (que también el hijo de mi padre) ...queda la última croqueta en el plato, van ellas y ¡se la piden! (jo! pienso yo con cara de carpanta) ...buenooooo, y ellas se la zampan tan contentas (a veces con un poco de apuro, porque ven mi cara jajaja) ...y entiendo a mi padre...

    PD ¡oiga! ¡¡¡que ésto aquí no se trata de buenos padres, hijos y papis y todo eso!!! ...aquí la buena de la historia ¡¡es la croqueta!!!

    Paternidad hereditaria (también maternidad Nuria, seguro que a ti también te pasa, aunque sea con una aceituna) Bss!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajjaja, y tanto que me pasa!! Lo pienso a menudo, no creas. Con las aceitunas, y sobre todo con las gambas. Mi madre me mira con una mezcla de orgullo y risa cuando vamos a su casa, pongamos en Navidad, y pone gambas o langostinos, o una de esas cosas que me pierden totalmente, y tengo no sólo que cedérselos, si no también pelárselos. Y encima de no comer, o comer un par sólo, tengo ese olorcito en los dedos... Ay, jajjajajajjajajajajja
      Pues igual con las aceitunas, sobre todo las gazpachas.
      Las croquetas... No me van demasiado. Pero si me gustasen mucho seguro que a mis hijas también, juas.
      Maternidad hereditaria... Está bien ponerle un nombre.
      Besos!
      Pd: la pobre croqueta debe andar acojonada...

      Eliminar
  21. PD... perdona, que añada algo sobre la croqueta :) especifico, que sea de pollo (las de bacalao no sirven tanto) bss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajaja, pues mira, nosotras somos más de las de bacalao. Con esas sí que tengo que cederlas, porque a mi princesa mayor le pirran, y a mi también.
      Besos!

      Eliminar

  22. Muchas son las veces en las que no hemos hecho caso a la gente que tiene sentido común... y así nos va.
    Los abuelos son ahora, la caja de resistencia pero... ya están tocando a los abuelos. Si sus condiciones siguen cambiando, dejarán de ser esas ONGs particulares. A la población no le quedará más remedio que ocupar el Congreso, al menos allí hay buenos menús, y más baratos en el comedor escolar de cualquier colegio. también hay calefacción pero, no hará falta ya que 40 millones de españoles dentro del Congresos generaremos más calor que una nuclear.
    Coño... pero el riesgo de explosión será enorme.

    · un beso

    · CristalRasgado · & · LaMiradaAusente ·


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual hace falta algo así, algo drástico, aunque no sea deseable. Algo tiene que cambiar mucho, y me temo que no hay vías pacíficas.
      No les hemos escuchado, y aun así nos salvan el culo...
      Besos.

      Eliminar
  23. No sé si nadie lo ha dicho pero ésto me recuerda a esas torres humanas que se hacen en Cataluña. Todo funciona porque tenemos la seguridad de que la base nos protege de la caída y que no nos daremos el trompazo.
    No es justo, estamos haciendo recaer en los mayores un peso excesivo y encima sin ninguna recompensa para ellos. Además en el momento en que más necesitan descansar después de una vida dura y difícil.
    ¿Cuál es el premio?
    ¿Acaso se les respeta más por ello?
    Pobres de aquellos que deciden vivir sus vidas y no cuidar a sus nietos como al parecer es su obligación.
    Pobres de aquellos que no hayan tenido el gesto cariñoso de avalar las hipotecas de sus hijos y que no son solidarios con esos papás que se están quedando en la puta calle por ser los garantes de las deudas de sus hijos.
    Total, hagan lo que hagan lo perderán todo cuando ya no sean útiles y no sé quiera soportar sus achaques, sus enfermedades, su demencia senil, su Alzheimer.
    ¡Que asco de mundo, por Dios!
    Tengo una historia sobre un Darth Vader que no se resigna a ser un abuelo reblandecido. Te la dejo el enlace aquí como toque ligero:
    http://suicidasperezosos.blogspot.com.es/2010/01/cuando-el-abuelo-se-rebela_26.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, confiamos y exigimos la buena voluntad de nuestros mayores. Hoy he usado tu ejemplo dels castellers, es muuuuuy gráfico. La base en cualquier momento se planta y dice que ya no puede más. A mi me fastidia mucho ver a hijos que tratan a sus padres como sirvientes, como niños sobre los que decidir, como cajeros automáticos. A mi me echan una mano mis padres, pero intento no abusar. El síndrome de la abuela esclava es el día a día en España. En cuanto tenga un rato leeré tu historia. Sabes que me encanta leerlas, pero con tiempo para disfrutarlas, y estos días con el cambio de trabajo ando descuadrada, adaptándome a los horarios.
      Besos! Y gracias siempre. Tu punto de vista es siempre genial.

      Eliminar
  24. Hola! Disculpad la falta de contestaciones. En la Comunidad Valenciana hasta ayer era fiesta, y los enanos seguían de vacaciones de Pascua. En cuanto vuelva a mi ritmo habitual me pongo a contestar, que tengo muchas ganas.
    Besos a todos!!

    ResponderEliminar
  25. Pienso exactamente lo mismo que tú. Vivo en un barrio muy obrero donde el apoyarse y sostenerse unos a otros en la familia es imprescindible para subsistir. Mis hijos fueron a la guarde ambos, pero si no hubiera sido por los abuelos que se encargaban de ellos en las fiebres y en las vacaciones, no sé cómo hubiéramos podido trabajar ambos y cuidarles a ellos. Sin este apoyo abnegado e incondicional, este país se hubiera ido a la mierda hace años. No sé si sería mejor que esta especial forma de gestionar nuestras miserias no existiera y se viera públicamente la cruel realidad. No lo creo, Nuria. Porque la situación sería muchísimo peor y ni dios lo arreglaría.
    Yo también trabajo en una multinacional desde hace 26 años y hoy más que nunca vivimos con la espada de Damocles encima de nuestras cabezas. Un pie en la calle lo hemos tenido siempre, pero ahora yo lo veo más real incluso. No hay que irse tan lejos a China... Cualquier país oriental, o incluso los paises de Este aquí en Europa ofrecen a las multinacionales todas las ventajas en cuanto a salarios y condiciones laborales que necesitan para enriquecerse sin escrúpulos.

    Un beso, Nuri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no creo que sea mejor, pero me jode que los usen como moneda de cambio mientras ellos tapan las miserias de este pais, mientras les salvan en cierto grado el culo.
      Cuando ocurrió lo de mi padre y mi hermana, mucho antes de la crisis, se llevaba más lo de China, pero claro, surgen nuevas fórmulas, más cercanas, como los paises del este. Lo peor es que no es que pierdan dinero, es que no ganan lo que ellos creen oportuno... Una mierda, vaya.
      Un besazo Novi, y ánimo.

      Eliminar
  26. Tristeza y rabia ver que pariste hijos/as para que se hundan en la miseria ante tu vista. Ya no digo más, "pa qué?"
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Les estamos dejando una mierda de pais, con menos derechos, más miserias, y una clase media que desaparece por minutos. Dentro de poco estarán los muy ricos y los pobres, poco más. Tienes razón... ¿pa qué?
      Un abrazo enorme Ohma.

      Eliminar
  27. Lamento decir que la situacion es intercontinental. Igual es en mi país... Colombia.
    He de admitir que mi abuela nos ha salvado el culo muchas veces a mi, mis hermanas y mis padres... DESDE VENEZUELA en su desgracia!
    Pero las generaciones acá estamos despertando un poco y tratamos, en lo posible, de que el gobierno no nos deje caminando mal de tanto darnos.
    Me ha despertado el mal humor leer este post, pensar en abuelos, hijos, situacion laboral y política...
    flipo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento que el post te deje así, pero es que el desánimo por aquí está generalizado y justificado. La situación es dura. Duele pensar que por allá también. Hay que despertar. Aquí las generaciones actuales están apoltronadas, dormidas. A ver si despertamos de una vez.
      Besos.

      Eliminar
  28. Todo se pinta del color de la tristeza y no salimos de esa burbuja. ¡Qué sería de este país sin la sostenibilidad de las familias por los abuelos, muchas veces haciendo milagros para alargar su exigua pensión. Se merecen un monumento y en la carrera de económicas debieran ser objeto de estudio, pero en este país lo dudo, ya sabemos sobre para quién van todos los apoyos: ¡pobre la gran banca!
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni siquiera se les reconocen los esfuerzos en la mayor parte de los casos. Se les supone una obligación que no es tal. Se merecen un monumento, sí.
      Pobre gran banca, juas... qué bueno.
      Feliz semana!

      Eliminar

Comenta lo que quieras, opina.