lunes, 16 de abril de 2012

Conducir ...

Me encanta conducir, acabo de descubrirlo. Si hace seis o siete meses alguien me hubiese preguntado si me gustaba conducir la respuesta habría sido un rotundo y enorme no. Era algo que hacía por pura necesidad, que me asustaba. Además estaba convencida de que lo hacía francamente mal, que era penosa conduciendo.
Supongo que mi coche y yo sólo necesitabamos pasar más tiempo juntos. Eso y más confianza en mi misma. Lo de quererme y creer en mi misma me cuesta bastante, pero estoy en ello.
Un amigo me dijo que sólo me hacía falta creer que podía hacerlo bien y practicar mucho. Tenía razón (casi siempre la tiene). En cuanto he cogido más el coche y he creido en mis habilidades, en que era capaz, todo ha mejorado.
Este fin de semana, cuando iba de camino hacia mi desconexión, me he dado cuenta de lo feliz que era conduciendo, de lo que estaba disfrutando el camino. Y eso que el viaje me ha deparado de todo un poco, corto pero intenso, llovizna, mucho, mucho viento... Pero nada, ni miedo, ni angustia, nada, sólo placer.
Ahora cogería el coche y me iría del tirón a Tarifa, para sentarme en alguna playa de Bolonia a ver cómo se funde el sol con el mar al atardecer. O me iría a Galicia a ver a una amiga de la facultad, que no veo desde que acabamos de estudiar, y hace poco nos hemos reencontrado "virtualmente" (Facebook me trae en los últimos meses ese tipo de regalos) y está viviendo allí. Me tomaría algo con ella en algún bar, como cuando pasabamos horas hablando o haciendo trabajos en el bar de la universidad. O me iría a ... bueno, que más da. Me iría a ver atardeceres, o a tomar cañas con amigos lejanos. Y disfrutaría el camino. Siempre he pensado que lo mejor de los viajes era precisamente eso, el viaje. Me encantan los viajes en coche, pero siempre de copiloto. Ahora sería distinto, yo decidiría el rumbo, yo manejaría mi destino.
Así que sí, este fin de semana de desvanecerme me ha servido para descubrir algo nuevo, un nuevo placer. Últimamente observo el mundo como una niña curiosa, descubriendo todo de nuevo... ¡me gusta!!
Me gusta conducir, como decía aquel viejo anuncio (me encanta la publicidad). Además de eso, me he traido muchas nubes, muchas risas, un poco de granizo y mucha paz.









10 comentarios:

  1. Bueno NURIA a mi, si al llegar me lo aparcas tú jajaja también me apunto a conducir.

    Verás, yo... disfruto como una loca en carretera, pillar una recta ( sin radar:-) y pisar a fondo el acelerador con la música a punto de hacer saltar los cristales Mmmm un verdadero placer... pero llegando a ciudad, se me terminó la alegría, ahí...¡¡¡ a morir por Dios!!! soy el despiste con patas, me pierdo mil veces, me vuelvo loca mirando a todas partes por lo que me pueda aparece de pronto y ya donde me llega el remate de la tortura es al aparcar... siempre siempre tengo la sensación que no quepo, una pista de aterrizaje para mi es minúscula jajaja

    En fin... que da gusto leerte al volante y mira de paso que vienes a ver a tu amiga a Galicia, te pasa a hacerme una visita, estás invitada desde ya. Eso sí, nos turnamos, yo lo llevo en carretera y tú en ciudad que por aquí además son jajaja tela marinera... Vigo es como un tobogán con los Sioux en forma de portugueses que van directos a por tu cabellera jajaja me alegra mucho verte disfrutar... ya te estoy viendo melena al viento, mirada perdida y cara de velocidad...


    Muaaaaaaaaaaaakss gigante a 180 km por hora, mínimo :-)



    PD
    Tus nubes siguen siendo preciosas

    ResponderEliminar
  2. Hola!! Vives en Galicia?? Cualquier día me voy a verte. Le debo una visita a mi amiga.
    Yo lo de aparcar lo llevo bastante bien, y conducir por la ciudad... estoy en ello. Ahora es donde más practico. Pero me gusta más la carretera, da más vidilla.
    Un beso enorme!! Me alegra que te gusten mis nubes... ves? tengo fijación con ellas.

    ResponderEliminar
  3. Qué chulas las fotos... me ha hecho mucha gracia lo que has escrito, a mi nunca me ha dado miedo conducir, es más, me he ido conduciendo hasta París varias veces, a Alemania, Holanda, me encanta conducir y aunque vaya con pareja masculina, siempre llevo yo como mínimo la mitad del viaje, sea donde sea, me encanta y me relaja mucho, y como dice María, con la música a tope a veces, otras no tanto, depende si es cuestión de despejarse un poco.

    Bueno, hoy he escrito mucho jajaja.

    Besos

    ¿también vives por el norte? si no te parece bien, no me contestes, no me lo tomo a mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es largo explicar por qué me daba miedo conducir, pero lo genial es que lo estoy superando.
      Yo siempre voy con la música altisima, sobre todo últimamente.
      Vivo en Valencia, no me molesta que preguntes, para nada. De hecho creo que colgaré fotos de la ciudad, que el otro día estaba preciosa, con unas nubes...
      Paris, Holanda, Alemania? Me encanta, trotamundos en coche!
      Un besazo!

      Eliminar
  4. Practicar con el coche, practicar mucho hasta perderle el miedo (no el respeto) y pensar en la cantidad de gente que conduce...todo eso tiene que hacerte sentir segura al volante y asi poder manejarte con mucha más independencia y no tener que pasar miedo por ir de copiloto cuando te llevan a tu "desconexión".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El respeto nunca... pero el miedo... ese que se vaya lejos. Ahora a mi desconexión voy sola (bueno, sola no, ya sabes, no?), y soy mucho más feliz. Disfruto la desconexión y el camino.
      Ni te imaginas qué placer de viaje, qué descubrimiento. La libertad y la independencia son increiblemente placenteras.
      Gracias por todo, por el comentario y por lo demás.
      Un beso de mediodía!

      Eliminar
  5. Son preciosos los cielos de las fotos. Así no me estraña nada que disfrutaras del viaje.
    A mí me gusta conducir, sobre todo, si viajo sola, escuchando música y descubriendo nuevos paisajes o viejos paisajes con una luz diferente.

    Un abrazo con forma de nube

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el cielo del lugar donde me desvanezco es único! La luz, y el ánimo con que se observa son muy importantes. Pueden hacer que el paisaje parezca totalmente distinto.
      Me encanta ese abrazo! Gracias! Un beso enorme!

      Eliminar
  6. Me encantan tus fotos!!!!
    Mi obsesión con las nubes me hace volverme loca cuando voy por la calle y el cielo está así de bonico!

    Muchas gracias por pasarte y dedicarme palabras tan bonitas!
    Me alegra que de alguna forma, encuentres un reflejo de tus sentimientos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gusten. Un placer leerte!

      Eliminar

Comenta lo que quieras, opina.