miércoles, 30 de mayo de 2012

Metro


El metro se llena poco a poco. Seres adormilados pueblan sus asientos, preparados para inmolarse en el altar diario de la rutina. Algunos hojean nerviosos apuntes, en el último intento por preparar un examen. Otros leen. Los menos libros, ese objeto que se empeñan en enterrar, por obsoleto. Pero un ebook, con todas sus virtudes, no puede imitar el tacto al pasar las hojas, el aroma de un libro. Oliéndolo seguro que puedes descubrir su cosecha, si ha envejecido bien o no, como si de un vino se tratase. Los más con esos libros electrónicos que tanto envidio por lo cómodos para viajar, por más que siga prefiriendo en general los libros "analógicos". Algunos grupos hablan animadamente, muchos miran a la nada, la mayoría guasapea, esa forma de comunicación que nos acerca y nos aleja a partes iguales. Nos acerca a los lejanos, nos aleja de los cercanos. De repente te ves en una conversación ignorado por alguien que conversa a su vez con móvil. Yo también lo he hecho, lo confieso. A veces es difícil desconectar. A veces es difícil conversar. A veces es difícil encontrar con quien mantener una buena conversación, una de esas que te arranque el móvil de las manos y te impulse a apagarlo.


35 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Cierto, a veces se da ese pequeño milagro.
      Küsse!

      Eliminar
  2. El metro siempre me ha parecido un convoy de condenados a trabajos forzados que viajan rápido hacia sus prisiones cotidianas.
    Me gusta el metro de Barcelona, es limpio, rápido y está bien distribuido por la ciudad. Me gusta viajar en él, pero cuando lo veo atestado y la mayoría con las miradas perdidas me da que pensar.
    Eso sin hablar de los carteristas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la hora que suelo coger el metro sí parecen condenados a trabajos forzados. Me gusta observarlos, parecen tan tristes. A veces escribo, o estudio, o leo. Siempre escucho música. Pero me gusta observarlos.
      El metro me gusta, por razones prácticas y también sentimentales. Antes donde vivo no había metro. Nuestro pueblo lo atravesaba un tren. Parecía partido en dos. Hubo muchos accidentes, y los suicidas usaban las vías más de lo común. El pueblo del que soy (otro) también lo cruzan las vías, pero los suicidas se ahorcan mayoritariamente. Aquí sin embargo se tiraban al tren. Supongo que siguen habiendo suicidios, pero ahora son más intimos. Aquello era un espectáculo. Uy, me desvío, perdón. El caso es que costó mucho que quitasen las vías, y el metro fue una especie de triunfo.
      Me gusta el metro, es cómodo y rápido. Pero la gente no lo disfruta, parecen zombies.
      Aquí los carteristas no molestan demasiado.
      Un beso y perdón por el rollo!

      Eliminar
  3. Hace algún tiempo, no hubiera sabido qué decirte, hoy lo tengo reciente, porque la semana pasada viajé varias veces en metro y meeencanta. Tiene razón XAVI, está muy bien le metro de Barcelona y yo hacía lo mismo que tú NURIA... observaba a la gente. En general se la ve tristísima, me llamó mucho la atención observar sus caras, en las cuatro o cinco veces que viajé, no vi a nadie sonreír... sin embargo yo iba como una niña con zapatos nuevos, fíjate que en las cinco ocasiones coincidimos con un acordeonista y un saxofonista y jajaja ya nos hicimos amigos, hasta me tocaron Asturias patria querida jajaja porque no sabían ninguna de León, ni de Galicia :-) es un mundo apasionante el de la gente que uno se encuentra por ahí...

    ¿Sabes que pasa? jamás uso móvil, por eso converso con todo el mundo. Debo ser la única mortal que he decidido que no quiero un móvil en mi vida ni muerta ( además es que no me aclaro con ellos, casi no sé mandar ni mensajes:-) sólo lo uso para viajar por si me quedo tirada... de los i-books ya... ni te cuento, en realidad soy alérgica a todo tipo de máquinas, nos odiamos mutuamente... también me quedo con el papel como tú, sin duda... yo creo que nací antigua ¿sabes? :-)


    Un beso grande cielo... espero que hoy no haya habido nubarrones:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te he intentado mandar una nube, pero no sé cómo insertar imágenes en los comentarios, se puede?
      A mi me gusta mucho observar a la gente tristisima del metro. A veces sonrío sólo por desentonar. Algunos días voy haciendo ratones o mariposas de papel, y me dan ganas de regalarselos a alguien que parece especialmente perdido, para animarle. Pero seguro que me lo tiran a la cara.
      Te imagino hablando por los codos con esos músicos afortunados.
      Yo soy adicta a las nuevas tecnologías, aunque lo perdida que voy por aquí indique lo contrario. Aunque prefiero los libros libros, me gustaría tener uno electrónico para meter guías de campo, y libros de alemán para estudiar en el metro. Además, tengo muchos libros descargados, algunos descatalogados, que sólo puedo leer en el ordenador.
      Bueno, sol, gracias por tooooodo (no sabes cuántas).
      Un besazo!

      Eliminar
  4. Bueno, acá no tenemos metro, así que lo traslado a los ómnibus, que son nuestro gran medio de transporte. Se da igual. Igual supe disfrutar el metro cuando viajé por ahí, pero como turista todo es una novedad, y no tenía el "peso", digamos, de la rutina.
    Con respecto a los ebook, yo también prefiero el libro común y corriente, me encanta la practicidad de la tecnología, pero un libro es un libro! No se cambia por nada.

    Abrazo de gol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como turista el metro es distinto, pero el viaje en ómnibus es equivalente si te lleva a la rutina.
      Los libros nunca morirán, siempre quedaremos románticos enamorados de su tacto, su aroma, su historia.
      Abrazo de gol en la hora!

      Eliminar
  5. Nunca me gustaron los transportes colectivos, me recuerdan a camiones de ganado o a los trenes de los nazis. Los libros de papel, donde dejamos impresas nuestra vida con el roce de sus paginas, con las arrugas de sus hojas... en el papel se puede oler al autor y al lector y ademas no pagamos peajes a ibertrola...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, por la cara de los pasajeros bien podríamos estar dirigiendonos a algún campo de exterminio en lugar de al ahora tan escaso trabajo.
      El libro... ese amor eterno.
      Me has hecho reir con lo de ibertrola!
      Un beso.

      Eliminar
  6. Jajaja pues yo, NURIA ... ¡¡es lo único que sé hacer!! supongo que te refieres a hacer enlaces en los comentarios... a ver si te sirve, te dejo la chuleta, aunque no sé si te valdrá para enlazar tus nubes porque esta forma solo enlaza direcciones de páginas web, te vale para enlazar fotos, música o lo que sea que tenga dirección, URL.
    Sigue los pasos con absoluta precisión, el mínimo error, hace que no salga...( puedes guarrear mi blog practicando todo lo que quieras:-) es la única forma de aprender..

    A ver si te sirve:

    1.- Coloca un.... <

    2.- ahora una.... a

    3.- espacio

    4.- Ahora escribes... href

    5.- Pegadito a la F un... =

    6.- Pegadito al igual... comillas... “

    7.- Pegadito a las comillas las dirección que quieras enlazar o sea la URL dirección que identifica la página web ( aquí es donde iría la Url de tu nube, no sé si tienen las fotos que haces y subes :-((

    8.- Ahora....... dejas un espacio

    9.- Vuelves a poner... “ ( comillas)

    10.- Pegadito a las comillas un > ( ángulo en esa posición)

    11.- Pegadito al ángulo, EL TEXTO por ejemplo, escribes NUBE:))

    12.- Cierras con otro ángulo que pegas a la última letra que hayas escrito en esta posición <

    13.- A continuación un ... /

    14.- Seguido de una .......... a

    15.- Y terminas cerrando con un..... >

    Y si lo has hecho correctamente debería aparecerte el enlace en el comentario ya sabes... EN AZUL :-)

    Por cierto, al contrario que tú, con papel, no sé hacer nada... solo barquitos jajaja ni siquiera sé hacer pajaritas he visto las tuyas...si yo voy en el metro y alguien me regalas una pajarita de papel ¡¡me alegras el día NURIETA !! :-)

    Y sí...hablo mucho, demasiado ( es herencia materna:-) y sonrío también demasiado... a veces cuando no debo e incluso sin querer hacerlo ... el músculo cigomático ( el de la risa) lo tengo destornillado...no tiene arreglo;-) ¿ves mis comentarios con motón de ;-) ... :)) ... o... jajaja...? es que sonrío al escribir y así, lo dejo plasmado:-) hasta eso necesito... te aseguro que cuando muera, seré el cadáver más sonriente del cementerio jajajaja


    Muaaaaaaaaakss bonita y feliz día NURIETA ( nunca gracias, nunca... me gusta querer y que me quieran ( recuerda, está en mi perfil :)))... puro egoísmo... nada más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la chuleta, me la guardo. Pero lo que te quería enviar era la foto de una nube que he fabricado yo, cosas raras que hago. Da igual.
      En el metro no he regalado nunca nada de papel, pero en la calle sí, y la verdad que me lo han agradecido, pero el metro a la hora de ir al trabajo es un medio hostil, jajajjaj
      Últimamente ando repartiendo por Valencia cajas, mariposas, etc con mensajes escritos, quizás alguien los lea y su día sea un poco distinto. Ya te he dicho que hago cosas raras :P
      Yo me río muchisimo. Casi todos los días acabo llorando de la risa en el trabajo. Mi compañera dice que es lo mejor de currar, lo mucho que nos reimos juntas.
      Un besooooooooooooooooooooooooo!!! Pero de los enormes.

      Eliminar
  7. A veces echo de menos eso de Madrid, el lugar común poblado de fantasmas. Siempre he sido muy fantasiosa y me gusta mucho observar a la gente. Recuerdo como trataba de averiguar las historias que escondían aquellos rostros tristes, hastiados. Gente que se mostraba distante y esquiva, y sin embargo tenían tanto en común...

    Yo no me llevo bien con con las nuevas tecnologías, aún conservo mi viejo móvil casi prehistórico. Me gusta mucho, esa es la verdad, y encima le tengo cariño jajaja. No soy de hablar, ni mandar mensajes ni ese tipo de cosas. Es más, me ponen bastante nerviosa.

    Qué tengas un bonito día :-) un beso muy gordo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también trato de imaginar qué les preocupa, o con quién estarán guasapeando. Es divertido. Yo soy mucho, mucho de observar. A veces incomodo a la gente. Lo de ser observadora es un hábito incorregible.
      Yo antes lo del móvil era algo que usaba por pura necesidad, pero lo de los mensajes, etc tiene su aquel, no sé qué es, pero engancha.
      Un beso inmenso y que tu día sea tan fantástico como tú (en serio, no soy de piropear porque sí).

      Eliminar
  8. El metro es lo mejor que hay para desplazarse por ciudades como Madriz, por ejemplo, donde moverse por la superficie haría los trayectos eternos y carísimos. Yo ahora apenas lo uso. Durante la semana voy y vengo a currar en coche porque trabajo a 40 kms. del foro y el transporte público disponible no se ajusta a mi horario, pero después de mucho tiempo sin usarlo (en el pasado era diario y a cualquier hora del día o de la noche), ahora los findes que podemos, nos vamos mi hubby y yo por las mañana a tomar el vermut al centro y es sólo 20 minutos desde casa ponerse en pleno Sol. Eso en coche sería mucho más tiempo. Así que mi testimonio actual no sería representativo de lo que es el tubo aquí porque los findes no tienen que ver con los días de diario... Cuando lo usaba para ir a currar o a estudiar siempre era en horas punta y nunca podía sentarme, así que la perspectiva para observar al que tenía al lado era mínima porque básicamente tenía su nariz pegada a la mía y lo de leer era una misión imposible. (Luego en el bus sí que he leído muchísimo más que en el resto de mi vida). Yo también soy de libros analógicos y aunque los e-books me gustan, no es lo mismo... No sé... creo que pierden personalidad al pasarlos a digital. Lo veo super práctico pero de momento no quiero uno, a no ser que no me quepan más libros en casa y tenga que economizar espacio.
    Es cierto que el metro, si vas sólo, no da para muchas conversaciones, sobre todo a esas horas de la mañana (te hablo de las 6, cuando lo abren y lo cogen los más madrugadores)... La gente se duerme, literalmente. Pero a otras horas menos concurridas, cuando puedes sentarte a observar - yo lo observo todo y a todos porque me divierte muchísimo imaginarles vidas - es divertido y se te pasa el tiempo volando.
    Aquí hay carteristas por un tubo y el personal de seguridad no da a basto a echarles fuera o a llevarlos a la comisaría si sospechan (o saben) que están buscados... Lo malo es que a la 1/2 hora están fuera tan campantes... La justicia es lenta y mala en este tema.

    En fin, Nuri, que yo pienso que si se sabe mirar de manera optimista, todo lo que nos rodea, por incómodo que sea, puede ser una fuente de aprendizaje.

    Un beso fuerte.
    p.s. Espero que estés mejor. Lo digo por tu post anterior... Yo sé bien lo que es subir y bajar a esa velocidad y da mucho vértigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El metro es increible, cómodo, rápido... Pero de lunes a viernes es un lugar atestado y triste.
      Los libros pierden mucho encanta al digitalizarlos, pero además leí un artículo que decía que leer con un ebook requería menor concentración, por lo que el cerebro trabajaba menos, y se aprendía menos. Más o menos la conclusión era esa, creo recordar. Lo releeré. jajajja se ve que no aprendí mucho.
      Ya estoy mejor, y sí, esas bajadas dan muchisimo vértigo. Y últimamente son casi inevitables.
      Un beso gordooooooooo!!

      Eliminar
  9. Glub.
    Acabo de apagarlo soy todo suyo signorina...
    Prima de riesgo, rescates, crisis, despidos?
    Elija tema, me encantara charlar.
    De algo alegre mejor no crees Nuria?
    Te confieso que no suelo hablarle a nadie cuando voy en Metro o autobús, soy vergonzoso.
    Si me hablan entonces si,, no paro jajaja.
    Un piacere.

    Sicilia.

    PD: Me encantaría aprender a hacer figuritas con papel, soy un negado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja apagado el mío también. Mejor algo alegre, la gente se ha pasado la mañana contándome sus dramas personales, y ya tengo exceso de realidad por hoy.
      Yo tampoco empiezo la conversación soy timidisima, aunque últimamente no lo parece.
      Yo aprendo a base de repetir. Hago un ratón muy chulo. Creo que sale en un post que se llama estrés, en negro. No se hacer muchas cosas. Pero te sorprendería lo sencillas que son algunas. Algún día te enseño.
      El placer es mío, caballero.
      Besos.

      Eliminar
  10. Odio el metro, me gustan las alturas... qué le vamos a hacer.

    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo adoro las alturas, pero el metro es tan práctico...
      Beso.

      Eliminar
  11. pues a mi me encanta viajar en metro. En cuanto a los libros también los prefiero de papel, el olor, el tacto...,a veces, releyendo alguno después de mucho tiempo he encontrado algún recuerdo olvidado, como una servilleta con un poema escrito, un billete de metro de otra ciudad, una foto, o notas divertidas en los márgenes. Quizás algún número de teléfono.Soy muy sosa, hablo lo justo por el móvil, mensajes cortos y concisos.
    En el metro suelo observar a menudo a la gente cuando no me miran, me producen curiosidad, y a veces les invento una vida.

    Una buena entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encontrar recuerdos perdidos es lo mejor!
      Los observadores somos legión, qué bien. Inventar vidas es muy placentero, y ayuda a que pase el tiempo.
      Gracias por la visita, vuelve cuando quieras.
      Besos.

      Eliminar
  12. Nuria:
    Este blog tiene algo de novedoso, tal vez yo esté demasiado acostumbrado a entrar a leer otro tipo de escritos, pero tu forma me llamó la atención.
    Con tu permiso, voy a ser el número 14.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humberto, gracias. Encantada de que te quedes por aquí, ponte cómodo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Yo no tengo E-book pero sí un iPad en que pueden leerse libros digitales. No hay gran diferencia, Cada soporte tiene su encanto. Yo pensaba lo mismo que tú respecto al libro digital pero he leído bastantes obras en ese formato y también tiene su qué. En mi iPad estoy leyendo (pongamos) una obra de Azorín, Me habla de Monóvar, un pueblo de Alicante. Toco con mi dedo esa palabra y me remite a la Wikipedia en que me presenta una plasmación de ese pueblo. La leo. En otro momento me cita a algún escritor o pintor. Toco con mi dedo índice y me lleva a una página en que se habla de él. Hay alguna palabra que no entiendo, toco con mi dedo índice y me transporta al DRAE donde está dicha palabra correctamente explicada. Ello sin añadir que puedo subrayar y añadir notas de lectura a lo que estoy leyendo y que contrapuntean el texto, y a las que puedo acceder fácilmente. Es otra forma de leer, pero ya te digo que me estoy refiriendo a un iPad. En cuanto a la textura y el olor a tinta, a la humanidad el libro frente a lo tecnificado del libro electrónico, pienso que lo mismo pensarían los que vieron en la televisión un enemigo del teatro, o los comienzos del cine respecto a lo que es ahora en las multisalas. O lo que era la radio en los años cincuenta y sesenta a lo que es ahora. No pienso que sea una elección excluyente. El libro digital o el iPad añade otras potencialidades a lo que existía antes. Quizás pierde en romanticismo, pero todo el siglo XX ha estado marcado por dicha pérdida. Antes las mujeres cantaban en el río y existía la canción tradicional. Apareció la lavadora y se perdió esa carga poética que existía antes. Pero ¿quién volvería a lavar en el río?

    No mires con desconfianza los artefactos electrónicos. Forman parte del permanente estado de evolución de las cosas.


    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, si yo no excluyo, al contrario. Me encanta la tecnología, aunque hace un par de días que no lo parece, porque mi móvil se ha declarado en rebelión, y se apaga solo, no publica los comentarios que escribo, no manda mails, o los manda 2 veces, o decide mandarlos a la hora que quiere en vez de a la hora que los envío. Ay...
      Bueno, pero en general me encanta la tecnología, de hecho si no tengo ebook es por un tema meramente económico (tu ipad es un sueño inalcanzable). Me vendría muy bien porque tengo muchos libros, sobre todo de consulta, descargados. Algunos porque están descatalogados (tengo un diccionario visual increible en 5 idiomas que intenté comprar y no conseguí), otros porque comprar por ejemplo gramáticas, libros de ejercicios, o de estilo de escritura en alemán suponen una inversión que no puedo asumir.
      Yo soy bastante buena buscando cosas en internet, no porque busque mejor, si no porque tengo una paciencia casi infinita, y me encanta buscar e investigar. Una amiga me pidió que le buscase guías de campo para su libro electrónico, para llevarlo al campo cuando sale. Es una idea estupenda. Yo normalmente si salgo como mucho llevo el de insectos, o el de plantas. Todos imposible por el peso y la incomididad. Así le bajé la se árboles, setas, mamíferos, aves, etc, y los lleva cómodamente en la mochila.
      Un libro tiene el encanto de lo romántico, un libro electrónico tiene el encanto de lo práctico. Me quedo con los dos.
      Besos, Joselu.

      Eliminar
  14. cIERTO , cierto y nada mas que cierto

    ResponderEliminar
  15. Cierto al cubo! Bienvenido, hombre de pocas palabras.

    ResponderEliminar
  16. La tecnología está bien; pero tiene sus inconvenientes. En mi caso me ha dejado con las ganas de comentarte un par de entradas... :((
    Yo soy de los que adoran al papel por encima de todas las cosas. Supongo que acabaré sucumbiendo a los encantos de lo práctico; pero de momento me quedo con el olor a nuevo de los libros recién comprados; y me dirás que soy un sádico, pero me encanta dejar mis libros llenos de marcas y anotaciones. Un libro sin marcas es como un cuerpo sin cicatrices. No tiene historia, no ha levantado ningún tipo de pasión (positiva ni negativa). No encuentro un acto de mayor intimidad que limitarse sencillamente a dejarse llevar por el roce de la celulosa, aspirando el aroma de las historias que encierra. Supongo que soy un romántico sin remedio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No fastidies... Yo te hacía cansado de leerme, jaja
      Coméntame ahora las entradas, si puedes y no es mucha molestia. Me gustan tus comentarios. Si usas Crome Toro tuvo el mismo problema, y parece que con Internet Explorer sí le dejaba. Pero es un faenón.
      Yo también suelo escribir, sobre todo si me gusta mucho, en los libros. Hace poco quería donar libros a la biblioteca que estaban montando en mi pueblo, y me tocó estar borrándolos.
      Yo tampoco tengo remedio...

      Eliminar
  17. Venga, cuchurrina... que he te he leído que tu finde va algo mustio...

    Yo acabo de volver del mar. Ayer amaneció un día asquerosamente asqueroso... cielo negro, encapotado, no dejó de llover... pero hoy... vi asomar el sol por la ventana y... ¡¡zaaass!! me fui corriendo a la playa ( mentira jajaja en coche :-) acabo de volver... a mi me gusta la playa cuando no hay que pisar cabeza... y ya ves NURIETA, hoy es un día precioso dentro y fuera... única diferencia ... hoy hizo sol y ayer llovió. A ver si te sale el sol a ti también...

    VI UNA CESTA Y VI NUBES Y DIJE ...PARA NURIETA:-)


    A mi también me gusta pensar en ello... un día ¡¡lo hacemos seguro!! tú con tus dos ratitas y yo con los míos... primero vamos al mar y después... estendemos la manta sobre la hierba... todo va a ir bien cielo.



    Un beso preciosa


    PD
    Aaaah esta mañana antes de irme dejé un video en el blog... si tienes tiempo, míralo por fa... recordar eso ... me devuelve la esperanza en el ser humano :-)






    ¡¡Cómete al domingo con patatas! ¡¡¡te sabrá muuuuy rico ya verás!!!

    Muaaaaakss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis findes siempre tienden a ser complicados, pero estoy acostumbrada. Mañana mejora ;)
      Playita... qué genial. Aquí el día ha estado raro, raro. No se decidía a llover, pero tampoco aclaraba.
      Me encanta mi cesta de nubes!! Gracias!!
      Eres un sol, una luna y un cielo.
      Algún día materializaremos ese picnic. Cocinas tú. Yo llevo el vino y el sacacorchos xP
      Un beso y feliz comienzo de semana, guapa!!

      Eliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. Andabamos hoy por el metro de Madrid el malagueño y yo. En cada rincón, buscando una determinada acústica, acomodaban su gorra en el suelo los músicos de turno. La peña pasaba por los pasillos y pasaba de todo, con la prisa en el culo corriendo en cuanto escuchaban algun tren tocando estación... Le comento yo al de Malaga, que con tantas músicas gratis, era para que los viandantes pareciesen los actores de una pelicula musical, solo faltaba Fred Astaire y Ginger Rogers por allí... Sin embargo todo sonaba rutinario y patético: los músicos buscandose las habas para comer o poco más, y la gente, con las miradas fijas y los oidos solo sintonizados a las vias del tren... El metro de Madrid es todo un submundo de personajes de pelicula muda con música inoportuna de Vodevil, dos características en la obra cotidiana, que no parecen casar bien: lo alegre o romántico de los acordes, con las caras largas e inexpresivas de personas que van a lo suyo, tal vez anhelando, pero nunca mostrando... Es una visión muy personal, tal vez engañosa, al estar filtrada por mis ojos depresivos... Cuanto me gustaria ver a la chica que hace ratones, sentada en cualquier estación... diciendo hola con sus ojos curiosos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No vemos, Lázaro. Nos invade la rutina, el hastío por la vida y no vemos.
      Hace tiempo un periódico hizo un experimento en la estación de Nueva York. Durante 45 minutos un violinista famoso, de esos por los que la gente paga cantidades enormes por ver tocar, tocó una de las piezas más bellas y complicadas como si fuese un músico más. Nadie paraba, sólo algún niño lo intentaba. Cuando no esperamos la belleza, cuando estamos rodeados de cotidianeidad, es difícil identificarla. Nadie se percataba del virtuosismo del violinista, de la belleza de la pieza. Todos pasaban a su lado sin más.
      Un secreto? Hago ratones cuando estoy estresada, o nerviosa.

      Eliminar

Comenta lo que quieras, opina.