martes, 19 de febrero de 2013

Lluvia, baules, insomnio




Llueve. No, no llueve, gotea, esa no-lluvia molesta con pretensiones. Asúmelo, nunca serás lluvia.
La calle se llena de paraguas innecesarios. Aquí nunca llueve. Los paraguas luchan por salir a pasear, tozudos.
Hoy no me gusta que llueva. Hoy estoy jodidamente  triste. Y no, no es que no vea la belleza, que la veo en cada pequeño detalle, o que no aprecie lo que tengo, que nadie imagina cómo aprecio mis pequeños tesoros.
Pero estoy jodidamente triste, y siento la necesidad de justificarme, aunque sé que no debería, porque a veces me pongo triste sin motivo, porque ese día los problemas han desayunado más que yo y andan crecidos, o porque las cosas giran dentro de mi cabeza a mayor velocidad de la habitual, describiendo círculos tan amplios que golpean las paredes de mi cráneo.
Entonces, yo, la yo risueña, esa que parece alegre y despreocupada, se hunde ante una pregunta incómoda, y tiene que huir al baño a morderse los labios para que la tristeza no desborde. Pero me reconstruyo pronto, y a los cinco minutos  he conseguido recolocarme la máscara y reir de nuevo, mientras el dueño de la pregunta me mira. Creo que hay un poco de ternura al fondo de esos ojos. No volverá a suceder, me dice, cómo se me habrá ocurrido. Y yo sonrío.  Debajo de ese hombre bromista, que me piropea hasta límites intolerables, que a veces roza lo inapropiado, hay un hombre bueno. Hasta hoy no lo había visto. Supongo que todos escondemos algo, allí, al fondo del fondo del baul, ese que no dejamos que nadie curiosee nunca. Hoy yo he visto el fondo de su baul, y era de madera noble. Me temo que él ha visto el fondo del mio.
Mi baul, ese que escondo, esconde a la niña asustada, a la tímida, a la que llora cuando se emociona, a esa un poco caprichosa y malcriada. La escondo detrás de la zorra impasible que aparento ser. La vida parece más fácil si no eres vulnerable. 


Que siga el espectáculo.
Ayer escribía mi decadente preferido que deberiamos hacer el día del invitado, conseguir que alguien que nos conoce en el mundo real escribiese sobre cómo nos ve. Nos sorprenderiamos, dijo él. Algunos de los que nos conocen si nos leyesen aquí sí se sorprenderían. Otros no. Hay gente que nos conoce de una forma que resulta hasta incómoda, de una forma total. Un día en medio de mi “vida feliz” hace un par de años, me derrumbé y me puse a llorar como una niña indefensa. Mi hermana me miró a los ojos y me dijo “coño, si que has tardado en reaccionar, a ver si ahora vuelves a ser tú”. Nada, ni una explicación, ni una duda. Por eso la quiero tanto. Siempre nos podemos reir de las cosas no felices juntas. Eso, eso es lo que nos mantiene enteras.
No, hoy no es un día alegre. Hoy es un día de mierda. Las mariposas se acercan, las puedo escuchar. Oigo su aleteo, sus pequeñas garras afilándose, su probóscide de acero preparada para acuchillar mi piel. Hoy han vuelto las polillas a mi garganta. Hoy sólo faltan las arañas. Si me escuchais reir desesperada es que han vuelto las arañas y las escolopendras.
Ojalá pudiese dormir. Cuento las cucharas para saber si he dormido algo, si ha sido una buena noche, pero casi nunca lo son, y los paseos por el pasillo, y el techo agrietado de tanto mirarlo me sonríen con sorna. Si algún día consigo dormir 8 horas seguidas moriré, creo, de falta de costumbre. 




33 comentarios:

  1. Tomae: No he sido capaz. Esta noche lo volveré a intentar...
    :(

    ResponderEliminar
  2. Maldito insomnio.
    Que te deje en paz de una vez.
    Y que se lleve con él a la tristeza.

    Y que llueva fuerte y que hasta los paraguas estén contentos.

    Besos de ánimo Nuria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá... Me gusta la idea de los paraguas contentos!!
      Gracias!!
      Muchos besos!!

      Eliminar
  3. Cuando la tristeza viene de dentro, es mejor no luchar contra de ella.
    Aceptarla y dejarle fluir es la estrategia que a mi me funciona.
    Y como llegó, se va.

    Las nubes grises también son parte del paisaje, Nuria.

    Ánimo, que todo en esta vida pasa.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor es intentar dejar que pase sola, sí. Cuanto más me opongo más se resiste a irse.
      Las nubes me encantan! No sé qué me ha pasado con esa no lluvia...
      Gracias y un beso!

      Eliminar
  4. No te ha quedado nada triste esta entrada NURIA, naaada de nada (por eso tranqui, que te veo venir;-) Aquí, entre taanta gente a la que le atenaza y ataca la melancolía -creo que lo tuyo es más eso, que pura tristeza- me estoy acostumbrando a calibrarla y la tuya en letras te ha salido... cómo te diría, como un sufle relleno de cosas ricas... vale, está el aire recalentado que ha hecho que suba la masa, está la costra crujiente que rompe y duele al morderlo, pero dentro es jugoso, casi dulce, como esta lluvia que aun con todo lo que la odio, en ti suena diferente, casi infantil, rodeada de paraguas de colores deseando desplegarse. No te lo voy a contar, pero podría desmontarte esta entrada como un puzle y ponerle nombre a cada pieza...en cada trocito me ha salido un nombre, dos los has dado tú ;))

    Desde fuera solo se tiene impresiones de la gente, nada más. Si te conocen mucho se pueden aproximar a la verdad, si solo es de pasada, fallan de pleno. Una vez, mi más íntima amiga, una de las personas que mejor me conoce ( la que me regaló el blog) me dijo toda segura y llena de razón -María, jamás he conocido a una persona tan segura como tú- y yo, casi me parto de risa...nadie, nadie en el mundo hay más inseguro que yo. Desde ese día, pienso lo que te acabo de decir...para los demás, solo somos impresiones, el fondo solo lo sabemos cada uno, solo cada uno siente por dentro ;-) entiendo esa risa en la que envuelves esta tristeza que escribes, justo a eso me refiero. Pasará preciosa, lo sabes...siempre pasa. Mañana, dejará de llover.

    Un beso enoorme bonita y mira, si tienes tiempo, escucha atentamente la letra de la entrada a cuatro manos...habla justo de esto que te ocurre y lo que hay que intentar si estás así...Lázaro no lo sabe, pero escogí ese tema justo por esto para él, por si le servía, ya que era su entrada:-)


    Y esta noche, antes de acostarte tómate ESTO, toodo lo que lleva te ayudará a dormir.. si insistes es ¡¡infalible!! tras una tortura china de dos años, esto me curó.. muaaaaaakss!!

    ResponderEliminar
  5. ...La letra de la música, quiero decir:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, es más melancolía que tristeza. Krapp le ha dado un nombre que pienso adoptar, me ha encantado. Saudade. Genial.
      Entre la canción y el postre... ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh muero!! Casi lamo la pantalla del ordenador! jajajjajajajajja
      Hoy ha salido el sol, y todo parecía distinto. Soy medio lagartija, ya sabes. La lluvia me encanta, pero la de verdad. Lo malo es que baja la presión y yo por lo visto no estoy acostumbrada, y me afecta, yo que sé. Igual me acostumbraría.
      Me gusta que veas las cosas ricas, yo también las veo. Y la risa siempre está ahí, es mi mecanismo de defensa, mi humor de supervivencia.
      Un besazo guapa!! Y mucho sol!!

      Eliminar
  6. Esta mañana me asaltó una vieja conocida, una indefinida congoja a la que a veces no encuentro explicación... y a veces sí... Cuando no la encuentro suelo culpar al tiempo, al frío o la lluvia; incluso a veces culpo a la Primavera con su astenia, o al Otoño con su melancolía... Esa pueñetera congoja se me instalaba hoy en el pecho... Pensé en alguien en la calle mojandose, que no sé por qué razón pienso esa tontería... el caso es que al final con una impulsiva llamada, que siempre dudo si inoportuna, un saludo y unas palabras, la jodida congoja se ha disipado casi por completo... Me mata mucho lo que cuentas hoy aquí... esa tristeza, o afelicidad como ya escribias una vez por este tu rincón... por tus fantasmas , tus mariposas o arañas, tus problemas en definitiva... o tal vez también por una mala química en el cerebro, qué se yo... A mi la niña tímida y sensible que llora cuando se emociona es la que más me gusta; quizás porque es la más humana; o porque yo soy un blando gelatinoso... Conozco bien las polillas en la garganta, se hacinan en ella no dejando pasar bien el aire... y sus alas se baten al ritmo de la taquicardia... Si se pudiera regalar un sortilegio mágico para espantar estos bichos malos, yo ya te lo habría regalado, pero no conozco ninguno y mira que lo siento, lo usaria conmigo también... Lo unico que te puedo enviar es un torpe sucedaneo: cien kilometros de besos, para que te des por ellos un paseo... tal vez al final del camino te sientes bajo un árbol y te quedes dormida... Ojalá... lo necesitas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa llamada jamás es inoportuna, y si disipa tu congoja, mucho menos. Siempre es increible que alguien se acuerde de ti.
      A veces uno no sabe bien de dónde viene esa tristeza, ni por qué luego se va. Pero no te preocupes, a mis bichejos los conozco ya mucho, al final llegamos siempre a un acuerdo de coexistencia.
      Es más humana, sí, pero más vulnerable, y eso a veces no sé si compensa. En cualquier caso me alegra que te guste, es lo que soy.
      Tus cien kilómetros de besos son un estupendo camino. Ojalá acaben en árbol y pueda dormir. No sé. Anoche dormí algo, pero no demasiado. Tengo una pequeña despertadora humana que se empeña en que mami no duerma.
      Los temas son enormes!!
      Gracias por todo. Y besos.

      Eliminar
  7. La tristeza demuestra que uno está vivo. No en vano se utilizó el color azul para expresar la tristeza que motivó a tantos artistas. No es malo estar triste, no hay nada reprochable nadar en la tristeza … salvo para la tribu insoportable de positivos profesionales que han aprendido en libros las cuatro reglas del vaso medio lleno frente al medio vacío. Bienvenida sea la tristeza. Detrás de una persona triste siempre hay algo, lo que no tengo tan claro si es una persona de las que se dedican a cantar a Julio Iglesias y nos dicen que siempre hay algo por qué vivir… Pues eso. Triste y azul y encima ni llueve ni deja de llover. Vale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Durante años no pude mostrar tristeza. No entiendo bien cómo me las apañé, porque esta melancolía, esta tristeza, me acompañan desde siempre. No está bien vista en muchos casos. Yo la asumo como algo normal, parte de lo que soy. No creo que haya alguien que no esté nunca triste, pero tal vez no les gusta demostrarlo, no sé.
      Justo eso, ni llueve ni deja de llover.
      Besos!

      Eliminar
  8. No dormir tiene esto... el día siguiente es más gris... No sé que extraño resorte deja de funcionar o que maldita hormona se nos sube a la cabeza que todo se hunde, aunque el día sea exactamente igual que ayer...
    Los días tristes existen, nos llueven y nos calan hondo... luego llegan los días primaverales y a veces parecen que nos hacen la burla... por eso yo prefiero los grises. Se hace juego con ellos me siento arropada...

    Los días grises terminan. Ya es una buena hora para terminarlos.

    Ser transparente es un don. Yo no lo poseo y me lo trago todo... así que debes estar orgullosa de ello

    Un beso enoorme enormeeeeee ;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando estás gris, lo mejor es que el tiempo acompañe. Parece menos triste estar triste en un día así. Aquí casi siempre hace sol, así que mi tristeza desentona casi siempre ;P
      Que terminen ya!
      Un besazo, guapa, y gracias por estar.

      Eliminar
  9. Los días de lluvia se compenetran muy bien con la tristeza, a mí me limpian hasta por dentro. Llegar hasta el extremo en el que te encuentras puede estar causado por ponerse una máscara en cada derrota. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí, ponerse una máscara nunca es sano. Pero a veces no queda más remedio.
      Los días de lluvia son perfectos para la tristeza. Me gusta la idea de limpiarse por dentro.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  10. Fingir lo que no se es o está, es con frecuencia la mayor fuente de tristeza, inseguridad y frustación. La propia asunción de nuestras condiciones es el camino hacia la felicidad, y el reirse de uno mismo, la mejor terapia.

    En cuanto a la musica: ¿Para qué cojones quiero dormir? ¡Anda que no voy a tener tiempo cuando me muera!

    Me encanta tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!
      Durante años no tuve permitida la tristeza, ni un síntoma, nada. Recuerdo que hace mucho colgué una canción en una red social. Es una canción de la Fuga con Kutxi, Los lunes de octubre. Sólo recuerdo que alguien me dijo que por qué colgaba esa canción, que parecía que no era feliz. No lo soy, contesté. Pues así se nota, para qué la cuelgas. Ni una pregunta acerca de mi infelicidad. Que no se note, sólo eso.
      Fingir solo trae más tristeza. A veces estar triste es casi necesario.
      La música es lo mejor!
      Besos.

      Eliminar
  11. Creo que debes pensar y mucho tus maneras de vivir. Al fin y al cabo, "no somos nada", que decían dos viejas en un entierro y otro le contesto, yo tampoco, pero dan café gratis...

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhhhhhhhhh me encanta!! Mi enana (3 años) la canta. Creo que hay esperanza...
      Un beso.

      Eliminar
  12. A mí la tristeza me gusta que me acompañe (y que estemos a solas) ...porqué se que es muy celosa y no le gusta a nadie que nos vean juntos ...

    Besos Nuria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tristeza a solas siempre es mejor, es celosa, tienes razón.
      Besos Tomae.

      Eliminar
  13. Es curiosa la imagen que a veces proyectamos al exterior. No sé qué tipo de imagen proyecto yo. En mi vida diaria creo que debo tener cara de confesor o algo así. La gente me cuenta cosas: cosas que yo no cuento sobre mí a los demás. Y en esos casos trato de decir algo acertado, y después me doy cuenta que todo lo que les he dicho me lo podría aplicar yo...

    Sí, supongo que siempre hay una persona que todos guardamos en un baúl, bajo 7 llaves... y tal vez sea la persona más real. Por eso valoro tanto las personas con las que puedo quitar los cerrojos y ser vulnerable. Esas personas ante las que te puedes destapar porque sabes que no te van a hacer daño... Y cuando la bajada de barreras es mutua, algo grande sucede. Se aparca la separación y se hace un hueco para nuevas posibilidades, para nuevos conocimientos, para poder tocar el fondo de la otra persona...
    Me declaro adicto a eso. Es una adicción enfermiza y que va a más con los años. Otra de mis perversiones... conocer a las personas en la intimidad más íntima y vulnerable. Naturalmente personas que merecen la pena y son dignas de confianza...

    Hoy ha sido un día triste. Bien. Un día triste es un día triste, tan inatrapable como cualquier otro normal. Pasará. Sin peleas la cosa me va mejor. Si es triste, es triste. Si aun así eres capaz de sentir la belleza a tu alrededor y ver las cosas buenas que tienes, querida Nuria, eso es mucho.

    Nada está perdido. El cielo es tu límite.
    En tu tristeza, sigues brillando. Y de qué forma...

    Una procesión de gnomos cargados de cosas buenas se dirigen hacia ti. Adivina quien es el remitente...

    ... y adivina qué te ha puesto en la carta que lleva el último gnomo. ¿Sabes qué pone? Con eso se podría comenzar un cuento, ¿no? de esos cargados de detalles que alguien sabe contar...

    :o)

    Mua!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando se logra una comunión así es genial. Poder quitarte todas las máscaras ante alguien que sabes que lo tolerará, que lo valorará, y que a su vez se quitará todas sus máscaras... Pero pasa tan poco. No me extraña que seas adicto.
      La belleza siempre está. Hoy he visto la chimenea de una vieja fábrica de cerámica rodeada de nubes. Ha sido mágico, como viajar al pasado, como pertenecer a otro tiempo. La belleza siempre está.
      Me encanta tu procesión de gnomos. Es el inicio perfecto para un cuento.
      Besos!!! Un trillón.

      Eliminar
  14. Nuria, Nuria...Sólo mi hermana me conoce de verdad, es la única, y conoce hasta mis partes más miserables, todas, eso no solo no me hace sentir incómoda sino que se convierte en mi tabla de salvación, gracias a ella y a nuestra relación, necesito bien poco de los demás y me conformo con que el resto de los que giran a mi alrededor no tengan la mayoría del tiempo ni puta idea de quien soy.
    Llevo unos días tristes y jodidos también ¿sin motivos? pues los de siempre, sólo que hay unos cuantos días al mes, tú ya me entiendes, en que todo lo sobredimensiono y se convierte en insoportable, luego vuelvo en mí y todo se recoloca de nuevo, al menos alcanza el grado de soportable.
    Tengo una ventaja, justamente lo que me salva de la locura es que el mecanismo de defensa de mi mente es dormir, cuando peor estoy más duermo, si pudiera dormiría todo el día.
    Y no sé que tienes con tus escritos para que muchas veces me den ganas de confesarme contigo, que a ver que necesidad tienes tú de aguantar rollos de nadie, pero hija, entro aquí y me da por las confidencias.
    Muchos besos Nuria, de nuevo, como siempre, la tristeza pasará...hasta la próxima vez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye! Que me encanta que me cuentes cosas!! Lo mejor de los comentarios es eso.
      Me alegra que te den ganas de contármelas.
      A mi que mi hermana me conozca así no me incomoda, es lo mejor que me puede pasar. Reirse con ella sin que nadie más pueda ni imaginar de qué nos reimos es impagable. Pero recuerdo que tenía un novio, allá por el pleistoceno, que me miraba y sabía exactamente lo que yo estaba pensando, y ser tan transparente me jodía infinitamente. Pensé que era yo, que era de cristal, pero era cosa suya, un don o algo.
      Uhmmmmmmmmmmmmm dormir,... entre mi insomnio y mi enana, que se despierta tropecientas veces cada noche... Ay, mis ojeras dan para cargar la compra de una semana.
      La tristeza siempre pasa, y luego todo parece al menos tolerable, eso ya es mucho.
      Besos Inma, un montón.

      Eliminar
  15. Vete sacando de esa mochila lo de zorra impasible y esas memeces. Eres dulce como un melocotón (en almíbar).

    Deja que llore el cielo y acompáñalo con un café y un libro.

    Besosmuchos, Nuriña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhhhhhh, como un melocotón... (en almíbar), me encanta. Gracias por verme así.
      Lo acompaño (creo que eso no es tan bueno) con unos 9 cafés y un libro que estoy releyendo. Tengo tantos pendientes...
      Besosmuchos patí, Sbmeau. Y gracias.

      Eliminar
  16. Estoy con María cuando te dice que lo que tienes es melancolía y no tristeza. Los gallegos, también los portugueses sabemos bien de que va esa historia y le llamamos morriña o saudade. Como habrás adivinado todo eso tiene mucho que ver con el clima. "Esa no lluvia molesta con pretensiones" es nuestro territorio emocional durante muchos días del año y por eso somos como somos para lo bueno y para lo malo.
    El imsomnio es una afrenta a nuestra salud y nos hace más vulnerables pero quizás también al afinar nuestra sensibilidad nos vuelve más receptivos. Para ser receptivos debemos ser vulnerables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Os admiro por aguantar estoicamente esa no lluvia. Prefiero que diluvie.
      Saudade? Me encanta. Con tu permiso la añado a mi colección de palabras perfectas, esas que adoro. Me estais provocando ganas de aprender gallego.
      Pues yo debo ser muy receptiva, porque por más que lo esconda, soy vulnerable en exceso.
      Es melancolía, tienes razón. Saudade.
      Besos!

      Eliminar
  17. Me quedo con lo que ha comentado Desastre manifiesto (me encanta), creo que es muy cierto eso de "Fingir lo que no se es o está, es con frecuencia la mayor fuente de tristeza, inseguridad y frustación...", y después de leer todos los comentarios, tb con lo que dice Dr.Krapp: Para ser receptivos debemos ser vulnerables. Este rinconcito tuyo como grupo de apoyo es insuperable! Ya te he comentado otras veces que estos, al margen de los problemas de cada uno, no son tiempos fáciles para casi nadie y además los días grises, lluviosos, de invierno... yo no puedo con ellos. Me falta el aire. Cuando sale el solecito, no hace frío y los días son más largos, parece que todo es más alegre. Yo cada invierno lo llevo peor :(
    Pero ya queda menos, y todo pasará Nuria, pasará.
    Quería dejarte hoy un poema que me gusta, se llama Llorar a lágrima viva de Oliverio Girondo. Yo no evito llorar, si la emoción me puede, lloro. De tristeza o de alegría. Para qué ocultar cómo nos sentimos? El otro día hablábamos sobre las risas y hoy sobre las lágrimas... sentimientos en estado puro.
    Cuídate.

    http://www.youtube.com/watch?v=1ZCp0RHy-gk

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el regalazo!!!
      A mi también me encanta su comentario. Y sí, hay que ser un poco vulnerable. Pero a veces duele...
      Mi pequeño grupo de apoyo no se imagina cuánto me ayudan. Sois lo mejor de blogger, sin duda.
      Que salga el sol!! Cargaremos pilas y nos cambiará un poco este estado de ánimo, espero.
      Siempre pasa, siempre pasa.
      Yo lloro mucho, de alegría. Antes lloraba por tristeza, pero hace unos meses que no puedo. Ojalá.
      Gracias de nuevo por el regalazo, me encanta.
      Besos.

      Eliminar

Comenta lo que quieras, opina.